www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

apoteosis hippie

Woodstock, 40 años del concierto que se convirtió en mito

lunes 10 de agosto de 2009, 12:48h
Cuarenta años después de aquellos tres días de paz y música que marcaron una época, la máquina del tiempo se pone de nuevo en marcha para recordar el espíritu de Woodstock. La memoria del festival sigue intacta en libros y documentales, pero no sale rentable para los patrocinadores, que han negado su dinero al promotor del evento conmemorativo.
PIE DE FOTO


El 15 de agosto de 1969 cientos de miles de hippies se dieron cita improvisada en una granja de Bethel Woods, en Nueva York, para escuchar a las grandes bandas de rock americano del momento y protestar contra la guerra de Vietnam, que tenía sumido al país en una lucha interna entre el poder y la gente de a pie.

Fueron tres días de música, amor libre, experimentación con las drogas, protesta pacífica y melenas largas y símbolos de la paz. Todo ideado para la décima parte de gente de la que luego acudió y con un espíritu de “vive y deja vivir” por el que se pudo concluir el festival sin casi incidentes. Cosas que 40 años después parecen imposibles.

Hace unos meses Michael Lang, uno de los promotores que hizo posible el Woodstock original, anunció a bombo y platillo un macroconcierto conmemorativo del cuarenta aniversario del festival. Lang esbozó un gran proyecto que se celebraría en un parque del neoyorquino barrio de Brooklyn y con entrada gratuita, como el festival original, pero no pudo recaudar los 8 ó 10 millones de dólares que necesitaba. Parece que hoy en día, la paz y el amor no atraen patrocinadores. La nostalgia rebelde no ha sido suficiente y los hippies se han quedado sin dinero.

Pero aunque Lang hubiera conseguido el dinero necesario para montar Woodstock 2009, éste se habría quedado sólo en un festival más al uso. Los visitantes del original coinciden en que el sentimiento de aquel momento no se puede repetir. Y menos en una época en la que lo único que interesa de Woodstock es su comercialiación. Ya no existe el espíritu que motivó el primer festival.

Aún así unas 15.000 personas podrán disfrutar el próximo día 15 de un pequeño concierto conmemorativo, esta vez en un auditorio y bajo control. Algunos grupos supervivientes de Woodstock se subirán de nuevo al escenario de la granja Yasgur, donde se celebró el evento hace 40 años, y que ahora es el Centro para las Artes y Museo de Bethel Woods, para deleitar a los descendientes de los primeros hippies con esas notas que llenaron de amor y de paz las praderas de Woodstock.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios