www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Decisión arbitraria sobre la TDT de pago

sábado 15 de agosto de 2009, 07:12h
El Consejo de Ministros de España aprobó de urgencia el real decreto ley sobre la televisión digital terrestre de pago, a pesar de la opinión del Consejo de Estado que criticó la elección de esta forma por parte del gobierno. Este órgano consideraba que la propuesta del Ministerio de Industria carecía de fundamento legal y por esto el Consejo de Ministros optó por una norma superior. Para muchos, la regulación de la TDT debería estar integrada a la Ley General Audiovisual, cosa que parece no será así a pesar de las declaraciones de la vicepresidenta Fernández de la Vega de que, al final, será parte de la ley.

El gobierno ha justificado la medida argumentando que aportará ingresos a operadores privados en un momento de crisis y permitirá el crecimiento y desarrollo de la televisión con el fin de igualarse al de otros países europeos. Sobre la urgencia para aprobar el decreto ley en periodo vacacional, han declarado que era necesario por razones técnicas y económicas, sin explicar a fondo dichas razones. Sin embargo, empresas del sector audiovisual y la Confederación de Consumidores y Usuarios no creen que esto sea verdad, sino que la medida tiene que ver con otros motivos, y la consideran innecesaria.

La decisión del gobierno sobre este tema parece obedecer más a intereses particulares que a un plan para mejorar el modelo de televisión. El canal La Sexta, cuyo dueño es amigo de Rodríguez Zapatero, ha comprado ya el paquete de fútbol con lo que se beneficiará de la TDT de pago, ante el descontento de otras cadenas de televisión. Estas maniobras clientelares por parte de gobierno atentan contra la claridad y la justa competencia y generan caos en el medio audiovisual. La elección de un decreto ley y la urgencia para aprobarlo sólo demuestra que el interés del gobierno no es el del sector de medios de comunicación, sino que obedece a obscuros intereses de amigos y socios. Los afectados no serán únicamente otras empresas del sector, sino también los consumidores y aún más grave, la transparencia que debe existir en cualquier democracia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios