www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

unión de las dos suecas

Saab vuelve a mirar al futuro gracias a Koenigsegg

martes 25 de agosto de 2009, 12:36h
El futuro de Saab pendía de un hilo. Estaba abocada a la bancarrota y, de ahí, a la desaparición. General Motors está en plena reestructuración y la marca sueca sobraba. Pero ha llegado la compatriota Koenigsegg para comprarla, y salvarla. ¿Logrará hacerlo?
General Motors había adquirido un mal número de vicios asociados a su obsesión por el tamaño. En economía el tamaño importa, pero no siempre para bien. Esa acumulación de vicios le llevó a la bancarrota, pero no a la desaparición, sino a la reestructuración. Se ha puesto a vender marcas a izquierda y derecha del Atlántico, para centrarse en las más rentables. En esa lista no está, ni mucho menos, Saab, que era una máquina de producir buenos coches y perder dinero.

En 2008, las ventas de Saab han caído un 25,5 por ciento hasta la magra cantidad de 93.338 unidades. Este año no va a ser mucho mejor, ya que las ventas seguirán cayendo. La marca sueca sufre la crisis del sector como todas las demás, pero su caso parecía un candidato claro a engrosas la lista de fabricantes fenecidos.

Un poco de historia
En 1937, en la localidad suroccidental de Suecia de Trollhattan, se funda SAAB, es decir, Svenka Aeroplan Aktiebolaget. Es una empresa fabricante de aviones de gran calidad, un mercado que no ha abandonado. En 1946 se adentra en el mercado de coches. En 1969 se fusiona con Scania y forman, juntas, Saab Scania AB.

En 1990 la división de coches se convierte en una compañía independiente, cuyo capital se reparte, al 50 por ciento, entre Investor AB y General Motors. El gigante estadounidense acabaría adquiriendo la otra mitad en 2000.

Koenigsegg CCX

Reestructuración de General Motors
Ya en plena reestructuración, GM explica en su plan de reestructuración enviado al Tesoro de los Estados Unidos, el pasado 17 de febrero, que dejará de sostener financieramente a Saab y que buscará que se convierta en una marca independiente ya el primero de enero de 2010.

Ahí es donde comienza la carrera de Saab por encontrar compradores. El 20 de marzo despide a 750 trabajadores para hacer la empresa más delgada y atractiva. Se habla de potenciales compradores en China y Suecia. Finalmente se sabe que la compañía hermana es Koenigsegg. En junio, el juez aprueba la condonación del 75 por ciento de la deuda que tiene Saab con General Motors, de 1.280 millones de euros. Esta medida acaba por decidir al fabricante de super coches, ya que Koenigsegg firma un acuerdo con GM el 18 de agosto.

Ese acuerdo acaba con el 100 por ciento del capital en manos de Koenigsegg, e incluye que GM y Saab sigan compartiendo servicios y tecnología durante un tiempo, el necesario para dar salida a los proyectos en marcha y para que se complete la transición hacia la nueva propiedad. Esta colaboración se hará por medio de licencias y acuerdos de servicio. Saab está a punto de sacar un alto número de nuevos modelos construidos conjuntamente con GM. El Gobierno sueco está negociando con Koenigsegg la concesión de un préstamo puente por medio del Banco de Inversiones Europeo.

KoenigseggEl futuro
Ahora, Saab tiene mucho trabajo que hacer. En 2010, Saab debutará con la nueva generación del 9-5, al que seguirá el 9-4X. En 2011 veremos la versión Station Wagon del 9-5, el primero con tecnología start/stop para Saab. En 2012 aparecerá una nueva versión del 9-3 y la aparición de un pequeño 9-1.

En 2013 se lanzará un vehículo crossover basado en el 9-5 Sportcombi, así como un 9-3 convertible. 2015 será un año muy prometedor para la marca sueca, pues lanzarán una nueva versión del 9-5. Christian von Koenigsegg, dueño de la compañía, también ha apuntado la creación de un 9-4X. Por otro lado, la marca de supercoches se beneficiará de la capacidad de producción de Saab para fabricar su futuro Quant, de motor eléctrico.