www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Rubalcaba tiene razón

miércoles 02 de septiembre de 2009, 01:13h
Algo ha cambiado en la lucha antiterrorista. Hasta hace bien poco, un episodio tan bochornoso como la huida de la etarra Maite Aranalde habría sido utilizado como arma arrojadiza por los dos principales partidos políticos españoles. Por fortuna, esta vez ha sido diferente. La coordinación antiterrorista entre Francia y España, siendo excelente, no es infalible y el extravío de los papeles de la terrorista en cuestión es buena prueba de ello. Errar es humano, aunque sea en un asunto de tanta gravedad como el que nos ocupa. Precisamente por eso no conviene ir más allá de lo que es la comisión de un lamentable error, que no debe oscurecer los éxitos obtenidos por la cooperación judicial y policial entre Madrid y París. De ahí que las autoridades españolas no hayan querido cargar las tintas contra las francesas, quienes desde hace ya tiempo llevan dando testimonio de su firme compromiso frente a ETA.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dado las explicaciones oportunas, sin que el PP le haya enmendado la plana. No procedía. Ambos partidos, al menos en esta ocasión, han estado a la altura de las circunstancias; justo es reconocerlo. La lucha antiterrorista, en tanto que cuestión de Estado, debería de estar siempre por encima del debate político. Desde que el PSOE abandonó -al menos en público- su equivocada y contraproducente política negociadora y pasó a la acción contra el terrorismo, el entendimiento entre populares y socialistas en esta materia ha sido mucho más fácil. ETA lo sabe y lo siente. Porque entre ambos, PSOE y PP, suman 324 de los 350 escaños del Parlamento, y su sintonía en política antiterrorista es algo que demanda la ciudadanía española en su totalidad. Se está en el buen camino. Y es fundamental no desviarse por falsos atajos que, a la postre, resultan mucho más largos y tortuosos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios