www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Joaquín Ruiz-Giménez

miércoles 02 de septiembre de 2009, 18:54h
Cuando decido dedicar esta colaboración a la memoria de Joaquín Ruiz-Giménez, la verdad es que percibo en mis entretelas una especie de escalofrío: ¿por qué yo, así, de pronto, ya pasados los días del sepelio y cuando nadie hace memoria de Don Joaquín, me enfrasco en estas líneas que serán de exaltación pero sobre todo de gratitud? Puede que por narcisismo, porque escribir de quien fuera un pivote nuclear de nuestra transición pre-transitoria (como suena y sin pedir perdones), enaltece a cuantos trabajamos en semejante tarea porque encontramos en el hombre y en el creyente un referente obligado y modélico. Aplaudirle a él es, en definitiva, aplaudirnos a tantos de nosotros que, ahora, hemos abdicado del empeño y estamos dedicados solamente a esta tarea crítica pero en absoluto ya comprometida. La verdad es que Don Joaquín murió con las botas puestas, mientras tantos de nosotros nos hemos quitado las botas prematuramente y vergonzantemente.

Gracias, profesor permanente y emérito para siempre, por Cuadernos para el Diálogo, infinitas gracias porque desde sus páginas se nos abrieron las orejas a los murmullos de una política alternativa. Gracias, hombre de Jesucristo sin tara alguna, por haber sabido estar en el mundo sin pactar con su pecado egoísta, menudo ejemplo de una honestidad ya en desuso. Pero sobre todo, muchas gracias, muchísimas, porque permanecerá como la posibilidad de servir a la Santa Iglesia desde una sana independencia de la misma en las cuestiones temporales. Sin estar permanentemente dando excusas a uno y a otros.

Siempre lo he dicho: usted, Adolfo Suárez algo más tarde y casi ahora mismo José María Martín Patino, merecen un aplauso cerrado como personas creyentes. Y yo, en mi pequeñez, les aplaudo desde aquí. Gracias, Don Joaquín. Nunca le olvido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.