www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Un pacto en Educación? Creo que no

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
jueves 17 de septiembre de 2009, 21:34h
La Educación –buena o mala– está en boca de todos por unos motivos u otros. Parece ser la culpable de todo lo que le pasa a la juventud en la actualidad y pasa por ser la solución para los futuros grandes males de España. Lo que parece claro, y en eso estamos todos de acuerdo, es que con el nivel actual no llegamos a ningún lado.

Hasta el Rey ha hecho pública su preocupación por la necesidad de llegar a un acuerdo en materia de Educación, "una de las áreas más necesarias y encomiables en el progreso de toda sociedad democrática". Don Juan Carlos ha pedido un acuerdo basado en el diálogo y el "máximo concurso de voluntades". A pesar de todo, la posibilidad de que se llegue a un pacto de Estado entre las principales formaciones políticas de este país se me antoja más que remota.

El pacto es vital. La situación es ya insostenible. A los casos de violaciones, agresiones y revueltas contra la Policía que hemos visto este verano, se suma que este mismo miércoles hemos visto cómo un padre agredía y amenazaba de muerte a los profesores de su hijo porque le regañaron en el comedor del colegio. Recuperar la autoridad del profesor vuelve a ser prioritario, pero ¿es lo único en lo que tiene que haber consenso?

Hace cinco meses, el ministro Gabilondo tomó posesión de su cargo y ofreció ya entonces un pacto educativo. El tercer responsable de Educación –¿se acuerda alguien de María Jesús San Segundo y Mercedes Cabrera?– se ha reunido ya con los sindicatos y con las comunidades autónomas y ha dejado para el final al partido que representa a 10 millones de españoles. Mal comienzo.

El PP dice que hay que valorar unos principios básicos como es el derecho a aprender en castellano en cualquier colegio de España, garantizar la libertad de los padres para elegir la educación que quieren para sus hijos –en clara referencia a contenidos como los que se imparten en Educación para la Ciudadanía– y que los programas contengan contenidos comunes para todo el Estado.

Desde el PSOE dicen que hay puntos en común para alcanzar este pacto por la Educación y que "no necesariamente" hay que ir a por un acuerdo sobre todo. Desde las filas socialistas miran más por llegar a un entendimeinto que dé estabilidad, calidad y equidad. Sinceramente, no me parece que las líneas de negociación vayan por el mismo camino.

Y digo yo: ¿Alguien ve a Zapatero diciéndole a Montilla que en Cataluña quien quiera puede estudiar en castellano? ¿Se imaginan un libro de Historia de España común en todas las comunidades autónomas, incluido, por ejemplo, el País Vasco? A estas alturas, ¿creen ustedes que el PSOE va a dar marcha atrás con la asignatura de Educación para la Ciudadanía permitiendo así a los padres elegir la enseñanza que quieren para sus hijos? ¿Volverá un modelo educativo único para toda España?

Si, como es recomendable para toda Democracia que se precie, existe la posibilidad de una alternancia de partidos en el Gobierno, bueno sería que las formaciones respetaran lo decidido y aprobado por el anterior. Si no, nos pasará lo que sucedió con la Ley de Calidad de la Enseñanza del PP, que Zapatero derogó de un plumazo nada más llegar al poder.

El problema viene cuando se aprueban leyes que pueden marcar el devenir de nuestros jóvenes estudiantes –o cualquier otra temática: aborto, extranjería, televisión de pago…– sin el consenso y compromiso de respeto necesario entre los propios partidos. Mientras la idea, los planteamientos y la argumentación de las dos grandes formaciones sigan siendo como la noche y el día –o como Cebrián y Roures–, yo creo que en materia de Educación no va a ser posible un pacto de Estado. Pero, ¡ojalá me equivoque!

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios