www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Edward W. Said: Sobre el estilo tardío. Música y literatura a contracorriente

viernes 18 de septiembre de 2009, 10:15h
Edward W. Said, crítico literario y musical nacido en Jerusalén, y profesor de la Universidad de Columbia, se encontraba elaborando un ensayo sobre la influencia del ocaso vital en la obra de un artista cuando la propia muerte
Edward W. Said, crítico literario y musical nacido en Jerusalén, y profesor de la Universidad de Columbia, se encontraba elaborando un ensayo sobre la influencia del ocaso vital en la obra de un artista cuando la propia muerte –el hecho orgánico cuya proximidad determina la constitución del “estilo tardío” como tal– le sorprendió en septiembre de 2003, apenas un año después de ser galardonado con el premio Príncipe de Asturias a la Concordia. Michael Wood, su amigo y colaborador, se encargó de ir recopilando los diferentes textos que sobre la materia dejó Said hasta lograr dar a luz esta su obra póstuma, y que la editorial Debate publica por primera vez en castellano.

El punto de partida lo constituyen las reflexiones que el filósofo alemán Theodor W. Adorno (“figura de lo tardío en sí”, a juicio de Said) dedicó a las últimas composiciones musicales de Beethoven, cuya inestabilidad y sensación de lucha interior –cuando cabría esperar serenidad y madurez– las hacen diferir de su trayectoria precedente. En muchos casos, las obras tardías pueden significar armonía y resolución, remate definitivo de una vida entera de esfuerzo estético; pero en otros –cuyo estudio es más apasionante– lo tardío implica anacronismo, contradicción no resuelta, anomalía: en definitiva, mayor complejidad y desasosiego, convirtiendo al autor en un “exiliado” dentro de su propia obra.

Así, todo artista que es tardío, en el sentido que le da Said a la palabra, será “irreconciliado”. Poseía aquél un canon de tales ejemplos, aparte de los ya citados, y casi todos aparecen en el libro: Richard Strauss y la herencia cultural del siglo XVIII; la obra del autor maldito francés Jean Genet; el intérprete canadiense Glenn Gould; Giuseppe Tomasi di Lampedusa y El gatopardo; Kavafis, Thomas Mann y La muerte en Venecia; y hasta Mozart, a quien una súbita expresión de lo tardío –a diferencia de la madurez– conduce a “una expresividad especial e irónica que va mucho más allá de las palabras y de la situación”.

No obstante, Sobre el estilo tardío no es sólo un ensayo teórico sino autobiográfico que nos habla del propio Edward Said –maestro del análisis cultural y figura de amplios saberes–, que nos permite rastrear en sus gustos literarios, sus conocimientos musicales e, incluso, en sus estudios o su implicación en la causa palestina, por lo que también supone esta obra, de alguna forma, un testamento, desgraciadamente prematuro en lugar de tardío.

Por José Miguel G. Soriano
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios