www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Afirma que cumple todas las normas

Ahmadineyad invita a la OIEA a inspecionar sus plantas nucleares

viernes 25 de septiembre de 2009, 23:35h
"No tenemos ningún problema con que haya inspecciones de las instalaciones. No tenemos miedo", dijo Ahmadineyad, durante una conferencia de prensa en Nueva York, el día en que EE.UU. reveló que Teherán tiene una nueva instalación secreta de enriquecimiento de uranio cerca de Quom. Estados Unidos, Reino Unido y Francia dijeron este viernes en Pittsburgh (EE.UU.), donde se celebra la cumbre del G-20 sobre la economía mundial, que tenían pruebas de que Irán mantiene una instalación nuclear secreta y pidieron a ese país que coopere con las inspecciones del OIEA "por completo y de manera sustancial".

El presidente de EE.UU., Barack Obama, exigió una inspección internacional inmediata de la planta, que dijo que representa un "desafío directo" a las normas globales sobre armamento atómico. El mandatario iraní, que asistió a los debates de la Asamblea General de la ONU, aseguró que las instalaciones de esa nueva planta de enriquecimiento de uranio eran "muy corrientes, y están en sus inicios".

La segunda planta de enriquecimiento de uranio recién descubierta se ubica en la ciudad de Qom, a unos 160 kilómetros al suroeste de la capital iraní. "No es una instalación secreta", afirmó Ahmadineyad, que preguntó "por qué, entonces, habría informado al OIEA antes de tiempo", además de subrayar que todavía le queda año y medio para ser operativa, por lo que su país no ha violado ninguna regla del organismo internacional.

Teherán reveló, en una carta enviada el lunes al Organismo Internacional de Energía Atómica y dada a conocer la existencia de una segunda planta para el enriquecimiento de uranio, además de la que ya se conocía en Natanz. También revelaron recientemente que han desarrollado una "nueva generación de centrifugadoras" para sus instalaciones nucleares, de mayor potencia que las fabricadas anteriormente.

El mandatario iraní, que ha visto como en Nueva York se desarrollaban estos días diferentes manifestaciones en su contra y para pedir más libertad, democracia y derechos humanos en Irán, indicó también que su país quiere adquirir uranio enriquecido para aplicaciones médicas. También se refirió a las conversaciones previstas para el próximo primero de octubre en Ginebra, con el Grupo 5+1 (Rusia, Francia, China, EE.UU., Reino Unido y Alemania) y la Unión Europea, encargados de negociar con Teherán sobre su programa nuclear, y dijo que esperaba que tras esas reuniones decrezcan las tensiones. De ese grupo, China y Rusia eran los más renuentes a presionar a Irán pero hoy le pidieron que acate sus deberes internacionales y "coopere plenamente" con el OIEA.

La reunión de la próxima semana en la ciudad suiza será la primera ocasión en que las potencias discutirán a alto nivel la situación del programa nuclear iraní tras la polémica reelección de Ahmadineyad, que la oposición de su país y numerosas organizaciones civiles internacionales consideran producto de un fraude. Sobre la mesa de la reunión de las potencias planea la opción de endurecer las sanciones económicas si se considera que Irán no colabora lo suficiente, una opción que respaldan países como Francia y Alemania pero que, por ahora, no parece disfrutar de quórum.

EE.UU., Israel y los principales países de la UE acusan a Irán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, otro de carácter militar cuyo objetivo final sería adquirir un arsenal atómico. Irán niega las alegaciones y reitera que su meta es la aplicación de esta controvertida energía en proyectos pacíficos, como la generación de electricidad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.