www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Reportaje

Los jóvenes prefieren ficción a realidad

martes 26 de febrero de 2008, 12:15h
A pocos días de la fecha consumista del año, el Día de Reyes, el libro de la joven escritora Laura Gállego (Quart de Poblet, 1977), "La emperatriz de los etéreos", lograba encaramarse a los primeros puestos de los libros más vendidos. Y codearse con los gigantes de la venta masiva de títulos como Ken Follet, Noah Gordon o Arturo Pérez Reverte. ¿Su secreto? Escribir sobre temas que interesan a los jóvenes.

Entre esos temas, lo que arrasa es la fantasía, herencia de las exitosas sagas de "El señor de los Anillos" o "Harry Potter", que en los últimos años han conquistado al público en general, y al joven en particular y cuya última entrega, "Harry Potter y las reliquias de la muerte" ha batido récords de ventas. La literatura de evasión, pues, con mundos imaginarios, elfos, princesas, alquimias y enigmas de todo tipo interesa a ese lector de 14 a 24 años, un público que, según los datos del balance del Plan de Fomento de la Lectura entre los años 2004 y 2007, constituye la población más lectora (un 72,1% de este segmento lee, frente a 31,1% de los mayores de 65).

Y es que, según una encuesta del Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE) lo que más gusta a los adolescentes son las obras de terror, de misterio, de aventuras y de humor. Una literatura de evasión donde los valores éticos, y los conflictos interiores o de profundidad filosófica o humanística quedan en un segundo o tercer plano.
Así, a los Tolkien o Rowling se suman nuevos autores que, según los datos de ventas, cuentan con el respaldo del público que aún no peina canas. Titulos como "Eclipse", la tercera parte de la saga de vampiros adolescentes de la norteamericana Stephenie Meyer, agotan ediciones una tras otra. O un compendio de tres novelas de misterio y aventura, "La trilogía de la niebla", que el autor de "La sombra del viento" escribió antes de convertirse en uno de los mayores fenómenos de ventas de España y que se ha vendido fuerte estas Navidades.

Los directores de Siruela, una empresa que con "El mundo de Sofía" de Jostein Gaarden dio todo un "pelotazo" editorial, tomaron nota del exitoso tándem entre fantasía y juventud. Por eso, decidieron "fichar" hace meses a Cornelia Funke, a la que muchos se refieren ya como la JK Rowling alemana, toda una máquina de vender libros. Con la trilogía "Mundo de tinta" ha superado los cuatro millones de ejemplares vendidos, y ya se prepara taquillazo en las pantallas, con Brendan Frasier y Helen Mirren en el reparto.

En el conjunto de su obra, Funke ha superado los 13 millones de copias vendidas, y se la considera una de las personas más influyentes del mundo, según la revista "Time". Su predecesora, la Rowling "verdadera", conoce bien el éxito de la novela juvenil. Su criatura, Harry Potter, la ha convertido en la segunda fortuna del mundo, con un patrimonio que ronda el billón de dólares.



Literatura fácil y amoral
Pero, ¿cuáles son las razones de esta pasión de los jóvenes por esta literatura de evasión, algo ingenua, donde los temas como la política, el sexo, la religión o la identidad apenas se tocan? El sociólogo experto en juventud, José Antonio López-Ruiz, co-autor del informe "Jóvenes Españoles 2005" señala que, en efecto, los muchachos de hoy leen menos que en los noventa, tal y como certifican los datos.

En su opinión, la causa principal de esa tendencia hacia las lecturas de entretenimiento se encuentra en el "retroceso de las ideologías" y en que los jóvenes se enfrentan a todo con un gran relativismo, y sin grandes ideales ni conflictos morales. "En la generación anterior, sí que existía la creencia de poder cambiar el mundo, y había autores que se leían, como "En el camino", de Kerouac, o la obra de William Burroughs y de otros miembros de le Generación Beat. Hoy eso no tiene tirón", arguye López Ruiz. Otra de las razones que esgrime el sociólogo sobre esa lectura "fácil" es la "hipertrofia" de los medios audiovisuales. "Muchos jóvenes están demasiado acostumbrados a lo audiovisual, y al cuarto párrafo pierden la paciencia, y dejan la lectura", sostiene.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.