www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Análisis sobre la imagen pública de los ministros

jueves 15 de octubre de 2009, 17:56h
A cualquier partido político le interesa el índice de valoración y el nivel de conocimiento de la sociedad en tres aspectos: los referentes al partido como tal, los que se refieren a su o a sus candidatos en periodo preelectoral y electoral y, en tercer lugar, los que se refieren a sus líderes y dirigentes más destacados. De la excelencia de la valoración cualitativa y del conocimiento cuantitativo en estos tres niveles depende principalmente el éxito político.

Sobre los dos primeros aspectos, referidos al partido y a sus candidatos puntuales, lo más importante son los sondeos y estudios que reflejan la intención de voto y los niveles de valoración y simpatía hacia el partido en general, y hacia los candidatos en particular.

Además de estos sondeos, y en muchos casos a partir de ellos, es necesario realizar análisis y estudios que sirvan, tanto a la organización en general como a los líderes en particular, para medir los niveles de imagen y posibilidades políticas de las personalidades públicas del partido. No cabe duda de que los ministros son protagonistas importantes para el presente y el futuro de cualquier partido.

Es evidente que los sondeos y estudios sobre dirigentes políticos sirven, también, y especialmente, a los mismos interesados sobre los que se han realizado los análisis en beneficio de sus tareas del momento y de su proyección pública y política futura.

El presente artículo está basado en los diferentes barómetros realizados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y otros sondeos publicados por diferentes medios desde la última remodelación del Gobierno, en abril de 2009.

Partiendo de la media de los datos obtenidos en estos sondeos en cuanto a la valoración individual y a su conocimiento por parte de los ciudadanos, podemos situar a los ministros del Gobierno en el siguiente eje de coordenadas.




Hemos colocado los puntos intermedios de valoración y conocimiento, respectivamente, en la nota 4,35 y en el porcentaje 57,5 por ciento, dado que son los puntos intermedios de las notas y los porcentajes obtenidos.

Vemos en el gráfico que los ministros se colocan en tres claras zonas diferenciadas, que vamos a llamar:

  • Estrellas de la Caballería Ligera. Con una valoración muy positiva y un alto nivel de conocimiento por parte de los ciudadanos.

  • Guardia Imperial. Una buena nota y un nivel medio de conocimiento.

  • Cuerpo del ejército. Una valoración regular y un nivel medio o bajo de conocimiento.



Estrellas de la Caballería Ligera



Un nivel de conocimiento muy alto acompañado de una nota de valoración también muy alta equivale a un certificado de liderazgo político.

No puede concluirse que ese liderazgo social equivalga exactamente a las posibilidades electorales, pero demuestra que se posee la mejor de las garantías para asegurar un éxito importante en el caso de pedir, como candidato, el apoyo de la sociedad que ya lo ha calificado en forma sobresaliente.

No es casualidad que María Teresa Fernández de la Vega haya sido durante meses la líder socialista que la mayoría de los medios y de la opinión pública consideran mejor valorada, dada su presencia continua y dominante en la vida política por su cargo de Vicepresidenta del Gobierno.

En este grupo de los tres líderes más destacados por los ciudadanos en los sondeos es claro que se dan matices importantes de calificación. Alfredo Pérez Rubalcaba es un clásico socialista de máximo conocimiento y reconocimiento. Carmen Chacón puede considerarse una personalidad más nuevas, pero igualmente consagrada que tiene el mérito de haber llegado a este máximo nivel a pesar de llevar poco tiempo en el escaparate del ejecutivo.

Guardia Imperial



Es mucho más difícil conseguir la valoración de los ciudadanos que el conocimiento. Y tanto Trinidad Jiménez como Ángel Gabilondo, con una nota sobresaliente, aunque no excepcional, se encuentran en una situación más positiva en comparación con el resto de la “Guardia Imperial”, aunque sean los menos conocidos de ellos.

Elena Salgado, la tercera con mejor valoración de este nivel, se encuentra en un punto medio de conocimiento. Su paso a la Vicepresidencia Segunda la ha elevado en el ranking, catapultándola a la posibilidad de desempañar un importante liderazgo político en el futuro.

Miguel Ángel Moratinos, Manuel Cháves y José Blanco son tres líderes consagrados en el Partido Socialista. En el caso de Moratinos, su trayectoria en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación le ha colocado en una situación de aceptación y conocimiento por parte de los ciudadanos bastante cómoda. Cháves y Blanco, incorporaciones en el último Gobierno, provienen de diferentes cargos de gran importancia. Manuel Cháves parte de un conocimiento muy alto dada su larga presidencia de la Comunidad de Andalucía, donde había sido el presidente autonómico más votado de la Democracia.

José Blanco parte con una popularidad alta al haber sido Secretario de Organización del partido en el gobierno. Su paso al ejecutivo podría haber sido, como se esperaba tanto por la oposición como por los medios, más desastroso. No fue el caso. Como Ministro de Fomento ocupa una posición respetada y bien valorada.

Cuerpo del Ejército



Un ministro nuevo es normal que parta con valores situados en el nivel medio, tanto en valoración como en conocimiento. Una actuación nada excepcional, con tal de no cometer errores graves, subirá seguramente el porcentaje de conocimiento y, con toda probabilidad, también la nota de valoración ciudadana. Una actuación sobresaliente hará que esta nota pase con facilidad a nivel alto o muy alto.

Es el caso de Ángel Gabilondo, Francisco Caamaño y de Ángeles González Sinde, como últimas incorporaciones al ejecutivo en este nivel de valoración y conocimiento. Sin embargo, para la Ministra de Cultura, por su popularidad anterior como cineasta y como Directora de la Academia de Cine, y sus puntos de vista comprometidos respecto al canon digital, la sitúan en una posición más delicada de cara a afrontar una valoración positiva por los ciudadanos. No es el caso, a priori, de Gabilondo y de Caamaño.

Para los ministros que ya llevan más tiempo en el gobierno y que se encuentran en este nivel de conocimiento y valoración, la razón puede ser más dudosa. En el caso de Bibiana Aido, en concreto, su popularidad es alta aunque es la peor valorada del Ejecutivo. Un ministerio, el de Igualdad, que no ha resultado del agrado de toda la población, sumado a algunos desatinos cometidos por la ministra dada su juventud e falta de experiencia, la sitúan en una posición de desventaja respecto a sus demás compañeros. Sin embargo, esta misma situación, juventud y responsabilidad, la coloca en una buena posición de cara a afrontar futuros proyectos en el ejecutivo como gran promesa.

El resto de ministros, que ocupan sus carteras desde remodelaciones anteriores o, en algunos casos, desde la formación del Ejecutivo, pueden conseguir con facilidad un mayor conocimiento y esperar subir la nota de valoración con algún esfuerzo extra. Presentar a la opinión pública resultados y éxitos y la aplicación de un correcto plan de medios, haría que de nivel medio pasaran a nivel alto con comodidad.

José Luis Sanchís es Consultor Político
Eduardo Heredia es estudiante de Doctorado
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.