www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Inquietud y turbulencia política en marruecos

Operado en París Mohamed VI en medio del máximo secreto

martes 26 de febrero de 2008, 21:50h
Según informaciones recogidas por EL IMPARCIAL en fuentes cercanas a los servicios de Inteligencia franceses, el Rey alauí se desplazó a París el 15 de enero para someterse a una operación quirúrgica cinco días después. El hecho de evitar operarse en el propio Marruecos, donde el Palacio Real dispone de un equipo de médicos y especialistas de primer nivel así como de las instalaciones hospitalarias más
modernas, ha disparado los rumores sobre el tipo de dolencia del monarca alauí e inquietud en medios políticos. Fuentes de Rabat aventuran que el motivo de la operación se debe una complicación sufrida por el Monarca tras un intensivo tratamiento con corticoides.

El secretismo con el que se ha llevado el asunto y ha incrementado la sensación de vacío que se respira en los altos círculos del régimen alauí. Durante su estancia en París, el Rey no ha realizado actividad semipública alguna que haya trascendido a los medios de comunicación, como lo hacía en años anteriores cuando se tomaba unos días de vacaciones para esquiar en los Alpes o descansar en algunas de sus
residencias en las cercanías de París. Esta vez viajó acompañado exclusivamente de su primo, el príncipe Mulay Ismail, que no le ha dejado sólo un instante. Hasta el el pasado viernes no habría regresado al Palacio Real en Rabat.

La intervención quirúrgica a la que ha sido sometido Mohamed VI coincide con la mayor crisis política de los últimos años protagonizada por el verdadero número dos del régimen, Fuad Ali el Himma, quien intenta crear un nuevo partido, el "Movimiento de los Demócratas", que se convertiría a medio plazo en un partido único siguiendo el viejo modelo de las dictaduras y autocracias existentes aún en buena parte del
mundo árabe.

Desde los salones frecuentados por los consejeros del Rey, se hace un diagnóstico irrevocable sobre el futuro de Marruecos: "para poder llevar adelante la modernización es necesario un nuevo instrumento político. Los viejos partidos están muertos". El experimento ideado por Ali El Himma, de momento, ha fracasado por la resistencia de los dos viejos partidos -nacionalistas del Istiqlal y socialistas de la USFP- que, en bloque, han reaccionado en contra de "la operación teledirigida desde el Palacio".

Fuad El Himma, abandonó su puesto de miembro activo de la corte y de ministro delegado de Interior (desde el que controlaba y dirigía el conjunto de la administración del Majzén: política interior, internacional, la cuestión del Sahara, las fuerzas policiales y los servicios de Inteligencia incluídos), para presentarse como simple diputado por una circunscripción rural en las elecciones generales del pasado otoño. En un hecho nunca visto en la historia marroquí, fue votado por todos los electores, incluídos los militantes de los partidos rivales, llevándose los tres escaños de la circunscripción.

Una vez en el Parlamento, "el amigo del rey", pues así se presenta ante los leales súbditos, se limitó a dar cobijo a más de 30 transfugas que veían en su apoyo una forma de medrar en la política. Radiante por el éxito, Fuad El Himma quiere convertir su "Movimiento de los Demócratas" en un nuevo partido político, que, según sus amigos, transformaría Marruecos en un país moderno "terminando de una vez por
todas con los vestigios del pasado atrasado, feudal y corrupto".

"Fuad El Himma no conoce Marruecos tal cual es", declara a este corresponsal Larbi Messari, un veterano dirigente hispanohablante del partido Istiqlal, que fue ministro y embajador en tiempos de Hassan II. "Su única formación ha sido en el Colegio Real y en el Ministerio del Interior. Ahí no está el Marruecos real". Mustafa el Alaui, director del periódico "El Usbue" en lengua árabe y el de mayor tirada en el Reino, fue más incisivo: "La única experiencia de El Himma ha sido en los meandros de los servicios secretos como discípulo de Dris el Basri (ministro de Interior con Hassan II durante20 años)".

Los partidos políticos sospechan que se trata de repetir la intentona hecha por Hassan II en los años sesenta, que catapultó a su consejero Ahmed Reda Guedira para formar partidos dóciles y útiles para los designios reales. El "amigo del rey" se ha rodeado de un "estado mayor" leales a su persona y al soberano para lanzar el experimento. Sin embargo, el nuevo grupo ha seguido utilizando los métodos que critican de los viejos partidos: clientelismo, ambigüedad, engañifas e intereses personales.

Este corresponsal lo ha constatado en persona. Después de solicitar una entrevista con el portavoz del Movimiento de los Demócratas, Bachir Znagui, éste le citó en su despacho del ministerio de Cultura. El propio portavoz le hizo subir al tercer piso, y mientras el periodista esperaba durante una hora en una antesala, Znagui se esfumaba sin dar explicaciones. Es difícil para la prensa internacional creer en la
voluntad de reformar el sistema y modernizar el país, a la vista de tales comportamientos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.