www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

corrupción urbanística

Prenafeta, la mano derecha de Pujol en el Govern y hombre de negocios

martes 27 de octubre de 2009, 18:49h
Considerado la mano derecha del ex presidente catalán Jordi Pujol durante los años 80 y procedente del mundo de los negocios, Lluís Prenafeta fue secretario general de la Presidencia y un controvertido fontanero en la sombra del poder de los primeros gobiernos de CiU.
La Guardia Civil ha detenido este martes a Prenafeta en el marco de una operación de la Audiencia Nacional contra la corrupción urbanística, junto a al menos otras ocho personas, entre ellas el alcalde socialista de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Bartomeu Muñoz.

Con su afiliación en 1976 a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), el empresario Lluís Prenafeta Garrusta (1939, Ivars d'Urgell, Lleida) inició una actividad política que se alargó hasta 1990, cuando dimitió de su cargo como secretario general para dedicarse a la actividad privada.

Tras formar parte de la dirección nacional de CDC, el 8 de mayo de 1980 fue nombrado secretario general de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, liderada por Jordi Pujol, puesto desde el que impulsó la coordinación del Govern y contribuyó a su proyección internacional durante los sucesivos mandatos de Pujol.

Perito industrial y hombre de confianza del entonces presidente catalán, el 31 de mayo de 1990 dimitió de su cargo como secretario general para dedicarse a la actividad empresarial.

Fue a inicios de ese mismo año cuando Prenafeta inició un periplo de presuntas vinculaciones a distintas tramas de corrupción, de las que siempre fue absuelto.

A comienzos de los 90, la Fiscalía de Barcelona inició una investigación por supuestas incompatibilidades entre su actividad pública y empresarial, después de que el sindicato CNT y un grupo de abogados catalanes le acusaran de aprovecharse de su cargo público para intereses personales en la concesión de servicios y equipamientos para la Generalitat de Cataluña.

No obstante, tres años más tarde, en febrero de 1993, la Audiencia archivó las diligencias del llamado "caso Prenafeta" por entender que el acusado no había incurrido en ningún delito.

El juez de instrucción que decidió el archivo fue Lluís Pascual Estevill, condenado a la postre por prevaricación en otros casos.

Prenafeta también fue imputado en 1996, junto a 30 implicados más, entre ellos el hijo del presidente del Comité Olímpico Internacional y ex presidente de La Caixa Juan Antonio Samaranch Salisachs, por el presunto desvío de 30.000 millones de pesetas de la constructora Huarte, que suspendió pagos en 1996.

Prenafeta declaró en enero de 2000 en la Audiencia Nacional para explicar los ingresos procedentes de Huarte a empresas vinculadas con él, causas que fueron archivadas en mayo de 2001.

El ex secretario general de la Presidencia intervino en proyectos como la creación de la televisión catalana (TV3), la emisora institucional Catalunya Ràdio, la organización de las loterías de la Generalitat y en el proyecto de instalación de un parque temático en Tarragona, en lo que finalmente sería Port Aventura.

El 15 de junio de 1990 fue nombrado presidente de la compañía Petrolis de Catalunya (Petrocat), promovida por la Generalitat y participada por Repsol y CEPSA. En septiembre de ese mismo año, fue nombrado presidente de la empresa Túnel del Cadí.

Dentro de la empresa privada, a comienzos de los noventa estaba ligado a una treintena de sociedades.

Prenafeta, principal inspirador de la fundación del rotativo "El Observador", que salió por primera vez a la calle el 23 de octubre de 1990, y accionista mayoritario, vendió su participación del 51% en septiembre de 1992. El diario dejó de editarse en octubre de 1993.

En marzo de 1994 dejó tanto la presidencia de Petrocat como la del Túnel del Cadí. Estas salidas fueron interpretadas como una ruptura y distanciamiento respecto del gobierno catalán de Pujol.

Lluís Prenafeta desmintió a continuación esa explicación y argumentó que dejaba ambas entidades para dedicarse a sus inversiones en Rusia a través de su empresa Juspi, que años antes había creado con Chupa-Chups Invest, y de la que posteriormente se retiró Chupa-Chups para hacerse con el control Prenafeta.

Prenafeta está casado con Lluïsa Mas i Cruells y tiene tres hijos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.