www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

entre dudas de operadoras y usuarios

Hoy desaparecen más de tres millones de líneas prepago

sábado 07 de noviembre de 2009, 13:06h
Este domingo concluyó el plazo marcado por la Ley de Conservación de Datos relativos a las Comunicaciones Electrónicas para que los usuarios de tarjetas prepago se identifiquen. Todavía hay más de tres millones de líneas que no lo han hecho y que se quedarán sin servicio. Las operadoras y las asociaciones de consumidores han expresado sus dudas sin obtener respuesta por parte del Ministerio del Interior.
A partir del 9 de noviembre, los usuarios de móviles de prepago que no se hayan identificado se quedarán sin servicio y sólo podrán llamar, en caso de urgencia, al servicio de emergencias 112.

Según ha podido saber EL IMPARCIAL, más de tres millones de líneas no han cumplido todavía con los requisitos de la Ley de Conservación de Datos relativos a las Comunicaciones Electrónicas.

La Asociación Española de Operadores de Telecomunicaciones Redtel, que agrupa a Movistar, Vodafone, Orange y Ono, ha solicitado al Gobierno que permita recuperar su línea, a partir del lunes, a aquellos usuarios que lo deseen, "siempre y cuando se identifiquen" en un plazo de tiempo a convenir y "de acuerdo con las condiciones comerciales de su operador".

Una opción que respaldan las asociaciones de consumidores como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y Facua.

Saldo pendiente
El Ministerio del Interior ha cedido este sábado a la petición de las operadoras para que los usuarios que pierdan sus líneas el próximo lunes al haber finalizado el plazo de dos años que tenían para identificarse -con el fin de evitar el uso anónimo de los móviles por parte de grupos terroristas y organizaciones delictivas- puedan recuperarlas.

La Ley establece la obligación para las compañías de conservar todos los datos que permitan rastrear el destino y el origen de una comunicación, así como la identidad de todas las personas implicadas en ella para luchar contra delitos graves.

Ello exige a las operadoras que identifiquen a sus clientes de prepago, para lo que éstos deben acudir a un punto de venta con el DNI, pasaporte o Tarjeta de Identidad de Extranjero, en el caso de los particulares, o con la tarjeta de identificación fiscal, en el caso de las empresas.

Según las primeras estimaciones, la aplicación de la Ley costará a las operadoras de comunicaciones electrónicas más de 50 millones de euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios