www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La selección ya puede jugar en toda España

martes 17 de noviembre de 2009, 03:18h
La resolución aprobada ayer por el Parlamento de Vitoria por la que Euskadi acogería de nuevo partidos de la selección y etapas de la Vuelta Ciclista a España ponía algo de cordura en una situación hasta ayer tan absurda como intolerable, sino fuera, sobre todo, grotesca. Desde que el combinado español de fútbol ganase la última Eurocopa, su caché ha subido como la espuma. No es para menos. El equipo entrenado por Vicente del Bosque juega como los ángeles, y todos quieren enfrentarse a él. Además, su reconocimiento popular es enorme. Basta comprobar la velocidad a la que se agotan las entradas cada vez que se disputa un partido en España. Sevilla, Valencia o Madrid, todas las ciudades españolas pujan por ser ellas quienes acojan la última cita de la selección. Más que nada porque, como combinado nacional, es patrimonio de todos los españoles por igual.

Todo lo anterior resulta obvio. Similares razonamientos podrían aplicarse al ciclismo, deporte en el que España es puntera. Pero hasta la resolución aprobada ayer por la cámara vasca, se daba la circunstancia de que ni la selección española de fútbol podía jugar en el estadio bilbaíno de San Mamés ni la Vuelta Ciclista a España atravesar las calles de San Sebastián. Los motivos habría que preguntárselos al PNV, impulsor de semejante veto y que ayer mismo votó en contra de que ambos eventos deportivos puedan celebrarse en suelo vasco.

Nunca ha sido buena idea mezclar política y deporte. Menos aún si anda el nacionalismo enredando como hasta ahora, pues ha tenido que salir el PNV de Ajuria Enea para que los vascos puedan disfrutar como el resto de los españoles de los partidos de su selección de fútbol y de las etapas de la Vuelta Ciclista. La cerrazón nacionalista tiene estas cosas. De ahí que sea una necesidad imperiosa la alternancia en el poder, porque gracias a ello se solventan anomalías democráticas y demás desaguisados absurdos como el presente. Parece que la cordura empieza a abrirse camino en Euskadi. Sería bueno que, además, reinara la coherencia: si los partidos secesionistas rechazan a la selección española y propugnan su propia selección nacionalista, que lo hagan fuera de la Liga Española. En eso consiste la secesión. En eso y en todo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.