www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Normalidad en Honduras

martes 01 de diciembre de 2009, 01:05h
Tras cinco largos meses de incertidumbre y tensión social, por fin los hondureños tienen lo que tanto ansiaban: un presidente elegido democráticamente. Así, el candidato del Partido Nacional, Porfirio Lobo, asumirá las riendas del país tras una convulsa etapa en la que sucedieron demasiadas cosas que no deben volver a repetirse. El causante de toda esta situación fue Manuel Zelaya quien, prevaliéndose de su mandato presidencial, intentó violentar la carta magna hondureña para perpetuarse en el poder, enfrentándose al Congreso y en desacato al poder judicial, siguiendo así la estrategia dictada por Hugo Chávez. Congreso y Tribunal Supremo impartieron órdenes al Ejército para impedirlo permitieron, depusieron y exiliaron al presidente Zelaya (de forma poco ortodoxa) y nombraron interinamente en su lugar a Roberto Micheletti, de quien no puede decirse que atinase en todas las decisiones que adoptó, aunque hay que reconocer que ha respetado escrupulosamente los plazos y procedimientos legales de la consulta electoral. Sin embargo, la fractura social en el país, visto lo visto, amenazaba con desembocar en un estallido violento, por nadie deseado.

Quizá por ello, el pueblo hondureño haya acudido en masa a los colegios electorales, sobrepasando con creces el 60 por cierto de participación, algo histórico en el país. Habida cuenta de que no ha habido acusaciones de fraude y que tanto Estados Unidos como la mayor parte de miembros de la OEA han reconocido la limpieza del proceso electoral, no queda sino reconocer la voluntad de los hondureños. Y, al mismo tiempo, dejar que sean ellos quienes resuelvan sus propios problemas, sin injerencias externas -sobre todo venezolanas-. Bien haría el ministro Moratinos, aprovechando su presencia en la Cumbre Iberoamericana de Estoril, en hacer un reconocimiento expreso de Porfirio Lobo como presidente de Honduras y, al mismo tiempo, hacer una llamada de atención para que nadie tenga la tentación de meterse en los asuntos del país centroamericano. Sobre todo Chávez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios