www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Congreso escenifica el mercadeo de la Ley del Aborto

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
viernes 18 de diciembre de 2009, 00:51h
"Cuando uno se sienta frente a una hoja en blanco sobre la cual quiere expresar algo de la actualidad más reciente no hay que estar ni triste ni enfadado". Algo parecido me decía una compañera de trabajo y amiga. Lo siento Alejandra, sabes tan bien como yo que hay veces que no te puedes abstraer de lo que sucede a tu alrededor y es muy difícil separar lo profesional de lo personal.

Lo cierto es que no sé si me entristece o me enfada. Probablemente sea lo que están pensando, las dos cosas, pero uno, el que escribe, de naturaleza optimista, no puede dejar pasar por alto la actitud mediocre de muchos de nuestros políticos, la miserable apariencia de algunos de los que nos representan y, sobre todo, la mezquina prostitución de principios morales y éticos en pos de unos intereses partidistas.

Ya leeremos lo que saca el PNV con su apoyo a la Ley del Aborto de una ministra de Igualdad que, mientras le explican que es una norma injusta, inconstitucional o de muerte, está contando los agujeros del techo.

Y digo yo: ¿Cuánto ha costado al Gobierno comprar las voluntades políticas de unos cuantos desalmados? ¿De verdad les merece la pena? ¿Qué respaldo van a dar los votantes a unos políticos que se venden al mejor postor? ¿Todo es al final cuestión de dinero y votos?

En el PSOE dicen que están orgullosos de pertenecer a "un Gobierno comprometido con la igualdad". ¡Vaya concepto devaluado! Si una mujer es igual al hombre con leyes como la del aborto, que me expliquen qué pinta la criatura –totalmente indefenso, sin protección legal–, o el padre de la madre –si la joven quiere no le consulta, no sea que se enfade– y el padre de la criatura, desde luego, el que menos pinta, porque habiendo tenido un papel importante en todo el proceso, a la hora de la verdad ni voz ni voto.

En el PNV, los verdaderos transfugas que harán posible el aborto libre en España, dicen que la nueva ley es "más humana, más cercana y responsable" y que su participación a favor de este texto no traiciona el sentido humanista de esta formación política. ¿De verdad se cree el diputado Joseba Aguirretxea lo que dice? Queda claro que el interés político está por encima de unos principios por los que reciben los votos de muchos miles de españoles.

En ERC no caben en sí de gozo, encantados de haberse conocido y de haberse encontrado en el camino con el PSOE. Pero no están contentos, apostaban por una despenalización total y por un aborto libre hasta la semana 22. Por lo menos no engañan a sus votantes. Más lío tienen en CiU, unos dicen que la ley es inconstitucional y vota "No", pero al lado una compañera opina que dará más seguridad jurídica y vota "Si".

Luego está lo del PP. Que sí, que está en contra de la nueva ley, que no la ha apoyado en ningún momento y que, aseguraba su nuevo portavoz en la materia, no tiene "ni consenso social, ni profesional, ni político". El problema, y la gente (los votantes) lo notan, es que Santiago Cervera lo ha dicho con la boca pequeña, poco convencido, para no molestar. ¿Dónde estaba Sandra Moneo, es menos conveniente desde el punto de vista político?

Imagino que en Génova habrán echado sus cuentas y habrán concluido que es mejor no armar demasiado escándalo contra una ley impopular para no espantar a un puñado de votantes, a costa de otros que sí apostaban por un discurso más duro y contundente.

Lo que vi en el Congreso y me entristeció fue ver cómo se compraba una Ley del Aborto. Lo que me enfadó fue ver que, además, unos lo justifican, otros "como quien oye llover" y los que deberían plantar más cara, pendientes de no ofender.

Me quedo con Rosa Díez: "Es una mala ley, más insegura que la actual –que ya era mala–, que no sólo no resuelve los problemas, sino que los empeora". Concluyo como la presidenta de UPyD cuando acusó al PSOE de "banalizar el aborto", porque en eso quieren dejarlo, en algo insustancial, trivial. Si la política es más importante que la defensa de la vida, ¿qué será lo siguiente?

Alejandra, ya no estoy enfadado, sólo estoy triste.

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios