Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Falta finezza

jueves 31 de diciembre de 2009, 17:05h
Javier Corcuera, que conoce tan bien la historia del Partido Nacionalista Vasco, en cuyos entresijos penetra como nadie, suele hacer hincapié en la necesidad de diferenciar en el caso de tal grupo político, respecto de las posiciones que adopta, entre el propósito real del partido y la intención que manifiesta. Lo que viene a decir el profesor bilbaíno es que el partido acostumbra a amenazar con la separación como táctica para conseguir la primacía o el privilegio, que en realidad es lo que pretende y con lo que se conforma. Aquí está la clave o explicación de su ambigüedad o de sus contradicciones, que a veces , esta es la verdad, cansan.

Vean lo ocurrido por ejemplo con la oposición del PNV a la retrasmisión del mensaje de Su Majestad el Rey a través de la televisión vasca. Se trata de una toma de posición política forzada e intempestiva, que acaba mostrándose como , aun sin quererlo, un desaire inmerecido e inconsecuente, chocante, de manera irritante con la propia tradición política vasca.

La atribución al Monarca de una oportunidad de dirigirse al País en prime time la víspera de Navidad debe verse como una muestra de deferencia hacia el rol de integración que institucionalmente le corresponde al Jefe del Estado en nuestro orden constitucional y no, evidentemente, como una ocasión de la máxima magistratura para transmitir a la Nación un mensaje de contenido político. Es un momento en el que el Rey se limita saludar a sus compatriotas en la Nochebuena y lleva a cabo alguna reflexión sobre los retos comunes que han de afrontar los españoles en el próximo año. No negaría que pudiese ser la ocasión para que el Rey llevase a cabo algunas consideraciones de política constitucional, no partidista, pero lo cierto es que esta posibilidad no se aprovecha, sin duda porque sería difícil en tal caso librar al Rey del debate político, en el que no conviene que esté. ¿Qué razón puede aducirse desde el Partido Nacionalista para que la televisión vasca no se sume educadamente al gesto que las demás televisiones tienen, brindando una oportunidad al Rey para llegar con toda proximidad y en simultánea transmisión a todos los ciudadanos españoles?

Si se dedicase un momento a considerar el significado de esta postura frente al Rey se constataría además su contraste con lo que tradicionalmente ha sido la actitud vasca con la monarquía, evidente incluso para el que repare en la huella que el afecto a la familia real ha tenido en las propias calles y edificios de San Sebastián por ejemplo, donde la eliminación de tal rastro tendría un significado de proporciones sísmicas. Casi tan grande como el efecto a atribuir a la liquidación del peso religioso en la cultura popular de nuestro País, si torpemente se pensase en una laicización a ultranza de la misma.

No es necesario referirse a la importancia del Señor durante siglos en el edificio foral, como referente compartido del régimen del autogobierno vasco y el Estado común, pues si la monarquía era la forma política de España, el sistema foral era inconcebible sin el Rey . La deferencia vasca con la monarquía, mal que le pese a algún parlamentario que no mencionaré, ha atravesado siglos e ideologías políticas. En 1868 un levantamiento militar, la Revolución de Septiembre, si bien en un contexto de crisis política y espiritual, acaba con la monarquía reinante. La revolución sorprendió a la corte veraneando en San Sebastián y se impuso en todo el País, donde las autoridades constituidas dejaron el paso a las juntas correspondientes. “Con particular delicadeza, apunta discretamente Raymond Carr, San Sebastián aguardó a que la reina Isabel II tomara el tren que habría de conducirla al exilio en Francia, antes de pronunciarse contra ella.”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.