www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Contestación a las reformas en España

sábado 13 de febrero de 2010, 01:51h
Varias propuestas de reforma laboral presentadas por el gobierno han causado disgusto y preocupación en determinados sectores de la sociedad. Uno de los puntos más rechazados por las organizaciones sindicales es el sistema de pensiones, el cual contempla el retraso de la edad de jubilación de 65 a 67 años. Líderes sindicales han criticado que el planteamiento está equivocado y que cualquier cambio debe estar incluido en el Pacto de Toledo. Miembros de organizaciones laborales consideran que la fecha de jubilación debe considerar el tipo de trabajo realizado e incluso que la decisión de dejar la vida laboral debe ser decisión del trabajador. Otra critica a las propuestas es la ampliación del tiempo para calcular las pensiones, ya que algunos consideran que reduciría la pensión media afectando a los trabajadores.

En este contexto de opiniones divergentes, los dos principales sindicatos, UGT y CCOO, han hecho un llamamiento para llevar a cabo manifestaciones entre el 22 de febrero y el 6 de marzo, entre las cuales las del 23 de este mes sería una gran movilización de protesta en Madrid, Barcelona y Valencia. La tensión va en aumento, por una parte los sindicatos y las confederaciones patronales que discrepan de las propuestas y de las actuaciones del gobierno; y por otro lado los partidos políticos que se critican mutuamente, pero que no logran tampoco presentar propuestas concretas que ayuden a resolver el problema.

En este ambiente, las reuniones que el Rey lleva a cabo con diferentes organizaciones, partidos y miembros del gobierno, son bien vistas por la mayoría, no como la posibilidad de una solución, pero sí como una voz que ayude a reducir la crispación, la cual no contribuye en nada a mejorar la situación. En materia laboral, conciliar los intereses de todas las partes nunca es fácil y menos aún en tiempos de crisis. Es por esta razón que las propuestas y medidas que se presenten deben estar bien analizadas, considerar en profundidad diferentes aspectos y con una visión no sólo de corto plazo. El Gobierno debe abandonar una simple actitud reactiva y marcar la agenda, pero con decisión y persistencia y seriedad y contemplando a todos los actores que intervienen en la economía del país. Tiene poco tiempo porque le queda poco crédito para demostrar que es capaz de poner en marcha las reformas que el país necesita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.