www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Refutando la muerte

sábado 20 de febrero de 2010, 17:12h
El entierro del Conde de Orgaz, obra cumbre de El Greco, que se encuentra en la iglesia de Santo Tomé en Toledo, adorna la portada del fascinante libro de Mark Johnston, Surviving Death (“Sobreviviendo a la Muerte”), publicado por Princeton University Press y es para muchos la mayor obra de arte sobre la teología de la muerte. El cuadro representa las dos dimensiones de la existencia humana: abajo la muerte, arriba el cielo, la vida eterna. En el canal del parto del cielo vemos, en forma de un bebé difuso, el alma de Gonzalo Ruiz, el Señor de Orgaz, a punto de ser reencarnado en un cuerpo espiritual y tras ello juzgado por la vida de Ruiz, con la esperanza de unirse a la comunidad de santos y ángeles. El Greco representa la superación de la muerte como el despertar de un sueño oscuro de confusión moral hacia un contexto más grande de luz, algo que le da sentido moral a nuestra vida terrena.

Como dijo el gran economista John Maynard Keynes, “a largo plazo todos estaremos muertos.” Nos toca a todos. Mi hijo menor, Benjamín, quería establecer un precedente y cuando era muy joven y empezaba a entender el concepto de la muerte dijo que “cuando venga la muerte, voy a esconderme debajo de la mesa”, personificándola. La personificación más común es la figura de la Parca con su hoz (en inglés es el Grim Reaper, el Segador Lúgubre). Woody Allen, alguien obsesionado con la muerte, dijo una vez que, “No quiero ganarme la inmortalidad a través de mi trabajo, sino conseguirla no muriendo.”

El punto central sobre el que gira el libro de Johnston (de difícil lectura por el tema que trata), que tiene la cátedra Walter Clerf de filosofía en la universidad de Princeton, es que la gente buena puede sobrevivir a la muerte, pero, por supuesto, no literalmente. De hecho, según varias religiones, esto ocurre.

El autor ofrece una nueva interpretación de la identidad personal y del yo (proteico, por supuesto). Ofrece una visión naturalista, no súper naturalista. “La muerte es el gran igualador, si el bien y el mal se asemejan en la desaparición en el olvido, si no hay algo sobre la realidad misma que sostiene esta básica diferencia moral entre vidas, por ejemplo en proporcionar lo que la buena gente merece, entonces la distinción entre el bien y el mal es menos importante.”


En su primera carta a la comunidad cristiana de Corinto, San Pablo dijo que “si no hay resurrección: comamos y bebamos porque mañana moriremos.” Para San Pablo, si no hay resurrección del cuerpo, la fe, la esperanza y la caridad no tienen sentido. Johnston, sin embargo, esta mas interesado en y enfocado sobre Sócrates porque cree que la amenaza a la importancia de la bondad representada por la muerte puede ser contestada si hay, en palabras del filosofo griego, “algo en la muerte que es mejor para la gente buena que para la gente mala”. Johnston cree que lo hay, y sin recurso al súper naturalismo. Esto da por sentado lo que constituye la bondad que, para el autor, es “una disposición de absorber los intereses legítimos de cualquier persona presente o futura en el práctico panorama presente, así que aquellos intereses cuentan tanto como los de uno mismo.”

Y declaro aquí mi propia posición, haciendo mías las palabras de Isaiah Berlin: “En lo que respecta al significado de la vida, no creo que ésta tenga ninguno. No pregunto en absoluto cuál es, pero sospecho que no existe y eso es precisamente una gran fuente de alivio para mi. Hacemos de la vida lo que podemos y eso es todo lo que hay. Aquellos que buscan una respuesta que lo abarque todo o a Dios, están, creedme, patéticamente equivocados”. Pero tras la lectura del libro de Johnston me gustaría sobrevivir a la muerte de la forma que sea y que no sea el punto final.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.