www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

entrevista

Concha D´Olhaberriague: "La lengua de Ortega fluye como la de Cervantes"

jueves 18 de marzo de 2010, 19:41h
Concha D´Olhaberriague ha pasado 12 años dedicada al estudio de la lengua de Ortega y Gasset. Como resultado de su laboriosa investigación ha publicado un ensayo en el que indaga en el pensamiento del genial filósofo a través de su lingüística. Una tarea harto complicada dada la extensión de la obra de quien esta considerado el personaje intelectual por excelencia del siglo XX.
¿Cómo llega a escribir una tesis sobre Ortega y Gasset una profesora de Griego?
Fue por azar. Me considero una persona muy estudiosa y, aunque tenía mi trabajo desde hacía muchos años, me matriculé en la UNED para hacer la carrera de Filología Española. Cuando terminé seguía con ganas de estudiar aún más por lo que me apunté a unos cursos de doctorado. Fue por entonces cuando conocí a Antonio Domínguez, director de mi tesis, con quien me entendí desde el principio.

Dice Ángel López García-Molins en el prólogo de su libro que su visión de Ortega es original. ¿Por qué?
Supongo que se refiere a que las tesis de ahora son mucho más limitadas en el alcance. Fue lo primero que comentó en el tribunal de la tesis, que mi estudio no era habitual porque los trabajos de este tipo tienden a ser más especializados.

Es, entonces, un trabajo amplísimo…
Sí, así es. Abarca desde los textos políticos de Ortega hasta sus apuntes y notas, entre otras cosas. Es, en definitiva, un estudio de todo lo que ha escrito. He mantenido la idea de que la unidad era la lengua. En cualquier texto de Ortega está su lengua y, dentro de la lengua, su pensamiento.

¿Se considera orteguiana?
Supongo que sí aunque son cosas que se dicen desde fuera. En mi caso puede significar que me he dedicado con mucho interés y placer a estudiar a Ortega y que algo sé de su lengua.

Ángel López comenta que su libro es orteguiano por la forma de escribirlo, cercana al lector. ¿Cómo lo ha logrado?
No es fácil de explicar. Es algo que se ve cuando ya está escrito. El profesor Senabre dijo en el tribunal de la tesis que era un trabajo sobre Ortega escrito con estilo orteguiano. Quizá Ángel se refiera a eso, a la conexión entre el autor que escribe y el autor estudiado.

Javier San Martín, Concha D´Olhaberriague y José Varela Ortega durante la presentación del libro (Foto: Manuel Engo)


En el análisis del pensamiento lingüístico de Ortega se ha tenido que llevar más de una sorpresa.
Sí, constantemente. El profesor Varela me ha dicho en alguna ocasión que Ortega es un autor falsamente fácil. Si lo lees con más detenimiento caes en la cuenta de su complejidad.

Pero se trataba de una complejidad innata, ¿no?
Sí. Tenía que ver con la formación que tenía, mucho menos especializada que ahora. Leía de todo, tenía una mente abierta y curiosa. Estaba entre los que entendieron desde un primer momento que el lenguaje periodístico podía ser de otra manera. Era, además, una persona muy generosa porque lo que pretendía era difundir entre sus compatriotas todo aquello que descubría y aprendía en otros países.

Así que tenía una faceta educativa muy desarrollada.
Exacto. Es uno de los aspectos más importantes de la personalidad de Ortega.

Concha D´Olhaberriague, autora de El pensamiento lingüístico de José Ortega y Gasset (Foto: Manuel Engo)
¿Qué cualidades conviene tener para leer a Ortega?
Lo primero que hay que hacer es saber leer y tener un bueno léxico. No hay que olvidar que tanto él como sus contemporáneos eran personas muy cultas. En el caso de Ortega, era un gran lector de Cervantes y eso se nota en su forma de escribir. Su lengua fluye como fluye la lengua de Cervantes.

Su técnica debía ser entonces digna de admirar.
Sí, es lo que intenté descubrir. Al final opté por titular el libro “El pensamiento lingüístico” para tratar de aunar que había estudiado no sólo lo que pensaba Ortega sobre la lengua y la lingüística sino cómo era la configuración de su propio pensamiento a través de sus textos.

Hay quien se empeña en etiquetar a Ortega como historicista o materialista. ¿Usted qué opina?
Lo que más me gusta decir de Ortega es que era un filósofo cervantino. Etiquetarlo resulta cómodo para quienes estudian sólo una de sus facetas, pero es algo que no cuadra con su pensamiento y con su forma de escribir.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios