www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Obama saca adelante su reforma sanitaria (y su futuro político)

domingo 21 de marzo de 2010, 23:39h
La Cámara de Representantes norteamericana aprobaba esta madrugada uno de los proyectos más importantes de la administración Obama, el de la reforma sanitaria. Pese a lo ajustado del resultado, y pese a que en ello se ha mezclado algo tan espinoso como el aborto -que no se financiase con fondos públicos fue la condición que exigió el demócrata Bart Stupack para dar su apoyo- no cabe duda de que la victoria parlamentaria es todo un triunfo presidencial. El caso es que el sistema de cobertura médica estadounidense arrastra una leyenda negra tan pesada como, en ocasiones, injustificada. Siendo Estados Unidos un país que cuenta con los mejores médicos y servicios hospitalarios del mundo hay quien no tiene acceso a una atención sanitaria digna. Y no es una cifra baladí, ya que se estima que son casi 50 millones de personas las que carecen de derecho alguno a recibir asistencia médica. Precisamente, eso es lo que pretende paliar Obama con su reforma.


El mérito de Obama no está sólo en su indudable buena intención, sino también en el coraje político que ha demostrado al afrontar semejante reto -como él mismo manifestaba ayer mismo, “entré en política para esto”-. Y es que la sensación que tienen muchos de sus compatriotas, acostumbrados a financiarse satisfactoriamente su propia atención sanitaria con un seguro privado, es que verán incrementados sus impuestos -tema tabú en Estados Unidos- para costear un sistema que ni conocen ni creen necesario. Hay desde las filas conservadoras quien dice que bastaría con optimizar los recursos actuales, por lo demás parece que deficientemente gestionados. Pero lo cierto es que son muchos los millones de norteamericanos que no tienen garantizadas sus mínimas necesidades sanitarias y es hacia ellos hacia quienes Obama ha focalizado su esfuerzo.


Resulta significativa la distorsión con que todo ello se percibe desde Europa, donde existe un concepto diferente de atención sanitaria. Pero no puede obviarse que, culturalmente, la cobertura sanitaria universal en Europa es un concepto mucho más asentado que en Estados Unidos. Y al tratarse de uno de sus principales argumentos electorales, Obama puede afirmar que ha cumplido con sus electores llevando a la Cámara de Representantes la promesa estrella de la campaña presidencial. Con todo, si algo ha quedado claro de todo esto es el excelente funcionamiento de una democracia donde priman los intereses de los electores por encima de la disciplina de partido, algo realmente encomiable. De hecho, esa es precisamente la esencia de un sistema democrático, que no “partitocrático”.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.