www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

tensión diplomática

Washington acoge la Cumbre de Seguridad Nuclear entre las acusaciones iraníes

lunes 12 de abril de 2010, 21:12h
La capital de EE.UU. vivirá este lunes y martes dos días "atómicos" durante los que acogerá una Cumbre de Seguridad Nuclear sin precedentes, que congregará a 47 países y buscará adoptar medidas para impedir el terrorismo.
Se trata de la mayor reunión internacional auspiciada por un presidente de EE.UU. desde 1945, cuando se celebró en San Francisco la conferencia fundacional de Naciones Unidas, lo que hace que Washington esté blindada ante la presencia, entre otros, de los líderes de Brasil, México, Argentina, Chile, España, China, Francia, Italia, Alemania, Rusia, India y Japón.

La Casa Blanca busca con el evento llamar la atención sobre la que el presidente Barack Obama ha definido como "la mayor amenaza a medio, corto y largo plazo" para la seguridad estadounidense y global: el terrorismo nuclear. "Sabemos que organizaciones como Al Qaeda intentan desarrollar un arma nuclear que no dudarán en usar", advirtió ayer Obama.

De ahí que su Gobierno busque asegurar todos los materiales nucleares en el mundo en el plazo de cuatro años e impedir así que grupos terroristas consigan el suficiente uranio enriquecido o plutonio refinado para fabricar un arma atómica.

Los pasos necesarios para lograr esa meta se discutirán durante la cumbre que arranca esta noche en Washington con una cena de jefes de Estado a la que asistirán los representantes de los 47 países invitados, 38 de ellos jefes de Estado y de Gobierno.

Durante la cena en el Centro de Convenciones de Washington, sede de la cumbre, Obama tratará, según adelantó la Casa Blanca, de forjar un consenso sobre la grave amenaza del terrorismo nuclear y los pasos necesarios para hacerle frente.

Desde 1993 ha habido más de 1.600 incidentes relacionados con el tráfico ilícito de material nuclear, según los datos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), lo que demuestra que hay un interés y un mercado para esos productos.

Entre los asistentes al evento estarán el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon; el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el director de la OIEA, Yukiya Amano.

El encuentro continuará mañana con dos reuniones plenarias, un almuerzo de trabajo y el comunicado conjunto final en el que se prevé que los participantes se comprometan a lanzar una ofensiva global contra el tráfico ilícito de material nuclear.

La jefa de la Diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, y el secretario de Energía, Steven Chu, mantendrán a su vez encuentros paralelos con sus homólogos.

Por lo demás, y a la espera de la cena de esta noche, Obama protagoniza una maratoniana serie de encuentros bilaterales.

Así, el presidente recibió ayer a sus homólogos de India, Kazajistán, Sudáfrica, Pakistán y Nigeria y departe hoy con los líderes de Jordania, Malasia, Ucrania, Armenia y China.

Esta última cita es una de las más esperadas, toda vez que se prevé que los mandatarios aborden temas espinosos como el valor del yuan y las sanciones a Irán.

Además, el gobernante hará espacio mañana para conversar con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y la canciller alemana, Angela Merkel.

A parte del comunicado conjunto, se prevé que el encuentro de pie a distintos anuncios individuales por parte de los países asistentes y a la firma de algunos acuerdos bilaterales.

Este martes, por ejemplo, Rusia y EE.UU. firmarán un acuerdo para reducir sus arsenales de plutonio altamente refinado y se prevé que Chile de a conocer los detalles del reciente traslado de uranio enriquecido a Estados Unidos.

Mientras tanto, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, gran ausente en una cumbre en la que se espera se aborde en detalle el desafío planteado por sus ambiciones nucleares, caldeó hoy el ambiente al calificar la cumbre como "humillante" para la humanidad. Obama le respondió pidiendo una mayor presión sobre Teherán, incluida la imposición de sanciones adicionales.

El encuentro en Washington llega tras la histórica reducción del arsenal nuclear pactada entre EE.UU. y Rusia y después de que la administración Obama asegurara, como parte de su nueva estrategia nuclear, que sólo utilizará bombas atómicas en "circunstancias extremas".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.