www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MUJER CON VAQUEROS: 40 LATIGAZOS

sábado 17 de abril de 2010, 17:56h
Eduardo Molano lo ha explicado muy bien. Si una mujer sudanesa osa vestir pantalones vaqueros se la castiga con 40 latigazos que le levantan la piel de la espalda y el rabel. El Corán es un libro de alta espiritualidad pero aconseja la violencia de género y exige al marido que golpee a la mujer en determinadas circunstancias.

     A esa colegiala que en Madrid quiere ir a clase con velo no la van a castigar con 40 latigazos. A mí personalmente me parece lo razonable que le autoricen la moda por ella escogida. No es que comparta yo esa idea de que cada uno vista como quiera. Si una española sale a la calle en Madrid in púribus y de esa guisa pretende darse un paseo y entrar en el Ritz a almorzar, seguramente se producirá una reacción popular que se lo impida. Tampoco me parece de recibo el extremo contrario: el burka. Hay que aceptar la variedad infinita de la moda pero dentro de los usos sociales. El velo no ofende a nadie; el burka, sí. La minifalda a nadie molesta; pasearse en pelota viva por la plaza de Cibeles, sí.

     El problema para la mujer islámica es distinto. Se trata de una cuestión de derechos humanos. En el mundo coránico no existe la igualdad entre el hombre y la mujer. La hembra es a menudo salvajemente castigada por cuestiones menores que forman parte de la dignidad humana.

     Por mucho que Zapatero se empeñe en la Alianza de las Civilizaciones, lo primero será establecer la igualdad entre el hombre y la mujer en el ancho mundo islámico. Todo lo demás son fuegos artificiales y ocurrencias pintorescas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.