www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

salud

Los menores de 14 años que toman drogas multiplican por 6 el riesgo de adicción

viernes 23 de abril de 2010, 15:32h
Los menores de 14 años que consumen algún tipo de droga tienen seis veces más posibilidades de convertirse en adictos que aquellos individuos que superan los 18 años, según ha asegurado hoy en Lugo la profesora de Psicobiología de la Universidad de Harvard Bertha K. Madras.
La investigadora ha destacado que el cerebro de los adolescentes es más susceptible a las adicciones, durante la segunda jornada de la Cumbre de Alcaldes, Alcaldesas y Ciudades sobre Drogas de Europa, América Latina y El Caribe, que se inauguró ayer y continuará hasta mañana, en la que participan más de 200 personas de 40 ciudades de 34 países.

Madras ha afirmado que los científicos están empezando a aceptar que la adicción es una enfermedad cerebral y que, como tal, debe tenerse en cuenta y tratarse como un problema de salud pública desde todos los sectores de la sociedad.

La también ex directora adjunta de reducción de la demanda de la Oficina Nacional de Política para el control de Drogas de la Casa Blanca (Estados Unidos), ha explicado que tras diez años de investigación ha llegado a la conclusión de que el problema de las drogas es universal, ya no sólo entre los humanos sino que también se puede dar la adicción en animales como, por ejemplo, los pájaros y las moscas.

Tras enmarcar la adicción como una enfermedad cerebral, Madras ha indicado que todas las drogas, sean legales o no, causan transformaciones en el cerebro al igual que pueden hacerlo en la biología celular, las proteínas y el comportamiento.

La profesora no se ha referido sólo a drogas de carácter ilegal como puede ser la cocaína y la heroína, sino que también ha hecho hincapié en los problemas que causan drogas socialmente aceptadas y legales como el alcohol, la nicotina e incluso algunos medicamentos obtenidos por prescripción médica.

Madras cree en que es necesario un compromiso por parte de las familias, y aseguró que si los padres y madres se muestran fuertes contra la droga y refuerzan su discurso con el ejemplo la posibilidad de que sus hijos consuman puede descender hasta cinco veces.

Además, aconseja esforzarse en la programación de actividades extraescolares y de ocio para los jóvenes como alternativa al consumo.

En su opinión "hay que luchar por la defensa del cerebro, no contra las drogas".