www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, EN QUINTO LUGAR

martes 11 de mayo de 2010, 13:20h
Hasta Rajoy le puede ganar a Zapatero. El presidente circunflejo, al lado de no pocos aciertos, sobre todo culturales, ha acumulado tal número de despropósitos que la opinión pública española a izquierda y a derecha se manifiesta harta de su gestión.

     La última encuesta del CIS resulta demoledora para Zapatero. Su partido ha recuperado terreno, favorecido por el vendaval corruptor que azota al PP. Pero él personalmente ha sido galardonado con un rotundo suspenso que le coloca al nivel de Rosa Díez. Los españoles, en un porcentaje superior al 70%, consideran que no es capaz de superar la crisis.

     Peor es la situación de Mariano Rajoy. Frente a un rival deshuesado, lo lógico es que lo arrollara en las encuestas. Ni a Fernando VII le ponían las carambolas tan fáciles. Pues no. Rajoy queda relegado a un quinto lugar mientras que otro político del centro derecha, Duran Lleida se encarama en el primer puesto. El PP tiene hombres de calidad que, Aznar aparte, obtendrían un resultado electoral mejor que Rajoy: Rodrigo Rato, Ruiz Gallardón, Eduardo Zaplana, Núñez Feijoó…

     Sería injusto no subrayar que Mariano Rajoy fue un ministro 10 y que sería un estupendo presidente del Gobierno. Tiene gran capacidad para la gestión, mano izquierda y se muestra siempre sereno y prudente. Es, sin embargo, un mediocre candidato y las encuestas no hacen otra cosa que reflejar una realidad que, en cierta manera, resulta alarmante porque un nuevo mandato de Zapatero podría descuartizar a España todavía más de lo que está.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.