www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El error en Garzón

martes 18 de mayo de 2010, 19:37h
No puedo dar crédito a la actuación del Tribunal Supremo cuando admite a trámite la querella presentada por grupos sectarios por la instrucción que realizó Garzón de los crímenes del franquismo. Sin duda romper con la Ley de Amnistía, puente hacia nuestro actual sistema democrático, es osado y se convierte en absurdo si se encausa a los muertos. Pero si perseguir fantasmas calma las ansias del justiciero universal, todo vale. No obstante, chirría el tipo penal de prevaricación para tan extravagante actuación que es ab initio completamente descartable, en cuanto que la errónea actitud cesó motu propio, cuando el juez instructor declaró extinguida la causa, inhibiéndose a favor de los juzgados de instrucción correspondientes.

La irregular actuación de Garzón debió ser dirimida disciplinariamente en el Consejo General del Poder Judicial. Pero este órgano ha omitido sus deberes en esta y en otras muchas ocasiones. La actuación del Consejo, unida a unas normas imprecisas, han convertido a Garzón en una estrella mediática, en un fenómeno fan. Si se le ha dejado actuar de tal modo que su figura es objeto de adoración por unos y de encono por otros, algo falla en la función judicial que, gracias al personaje, está completamente distorsionada. Y es que este es el final de la historia de un juez que se pasó a la política, y que, como según su criterio, no fue lo suficientemente valorado, hizo política a través de la judicatura.

Y digo que es sorprendente la actuación del Tribunal Supremo porque con su decisión han provocado una mayor popularidad de este juez, que roza ya el limbo de los mártires. No sólo eso, el encausamiento del juez en este proceso desacredita las dos causas que restan por dirimirse en el alto tribunal, en las que Garzón podría ser imputado, cuya gravedad y pertinencia en su entidad no ofrecen lugar a duda. Si los efectos de la decisión de encausar a Garzón por estos hechos pudo ser estimada y utilizada en favor del juez estrella, es algo que únicamente puede formularse en forma de hipótesis. Para cuando todo haya pasado, Garzón tendrá mucho que agradecer, en silencio desde La Haya, a los artífices de tan sutil estrategia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.