www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Corpus

viernes 04 de junio de 2010, 22:04h
España al parecer no perteneciente a confesión alguna, felizmente continúa celebrando oficialmente las festividades religiosas. Como hay que aprovechar las oportunidades de descansar de no hacer nada, los pocos españoles que todavía tienen un trabajo y los cinco millones que carecen de él invaden los aeropuertos, las estaciones de ferrocarril y de autobuses y, en los mejores casos, se hacen a la carretera.
Ante tales desplazamientos el ciudadano llano e ingenuo se pregunta por el lugar en el que se esconde la tan cacareada crisis. Un buen número de personas se responden:

Crisis: ¿y tú me lo preguntas? ¡crisis eres tu!.

Con mi crisis a cuestas quiero volver a Toledo en donde el corpus es Corpus, legitimo y legitimado, a la manera que se anunciaba el café-café.
Toledo ha sabido amalgamar religión y festejos mundanos. Toda religión para ser tenida muy en cuenta debe reunir la mayor espectacularidad posible. De ahí que surgiesen los desfiles procesionales, las banderolas y banderas engalanando las balconadas y esas hermosas alfombras de flores que, para mi, alcanza su máxima dimensión estética en Toledo y en Sitges.
Por la tarde los toledanos y los visitantes seguimos en el ritual de pan y toros con igual hambre delante de las perdices y diversos asados, que se debe volcar ante las faenas de los toreros oficiantes.

Yo en Toledo solía reunirme con mis queridos amigos los Palominos. Ángel humorista genial, novelista, articulista, promotor de eventos culturales colaborando en la asociación “arte”, Ángel lo respondía a su nombre y lo era para todos sus amigos. Sus libros no eran solamente un acontecimiento sino también una necesidad para sus millones de lectores.
Lo recordare siempre en estas festividades y en todos los lugares en los que me invada su ausencia.
Felicidades a todos los que hacen que el Corpus no haya entrado en crisis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios