www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La "depre" de Zapatero la tiene toda España

jueves 10 de junio de 2010, 22:21h

Zapatero está encantado de que haya fracasado la negociación entre patronal y sindicatos para consensuar una reforma laboral que saque a este país del pozo oscuro y profundo en el que está inmerso. No sólo le da más protagonismo, el presidente también cree que ahora puede hacer, puede proponer lo primero que pase por las cabezas pensantes de esa gran fábrica de ocurrencias que es Ferraz. Eso sí, siempre en aras de conseguir un modelo de contratación muy de izquierdas, muy rojo, muy de los trabajadores y muy sindical que se impondrá vía decreto ley.

No sorprende que Zapatero intente colgarse una nueva medallita y autoproclamarse de nuevo el salvador de España, pero sí extraña que hasta no hace mucho una reforma laboral no era necesaria y hoy diga que es algo de vital importancia que hay que hacer, según él, "con una vigencia, no de seis u ocho años, sino para mucho tiempo".

El problema para España ahora es que el jefe del Ejecutivo tendrá que mendigar una vez más el apoyo parlamentario necesario para sacar adelante su reforma a costa de "lo que sea". El inconveniente para Zapatero es que no queda nada en la caja para comprar este soporte. Prometerá, como es habitual, lo que no puede prometer y comprometerá, nuevamente, lo que no tiene.

Y digo yo: ¿Ha perdido España la oportunidad de aprobar una reforma que mejore el funcionamiento del mercado de trabajo? ¿Contentará a los agentes sociales y partidos políticos la propuesta del Gobierno? ¿Con qué credibilidad y solvencia va Zapatero a pedir el apoyo para una reforma no negociada? ¿Qué nueva improvisación nos espera? ¿Cumplirán los sindicatos su promesa de huelga laboral si se aprobaba por decreto?

En medio de este caos, Felipe González, que cada vez que habla le manda un regalito a Zapatero, aunque luego escenifiquen su buen rollo, ha pedido al PSOE que no caiga en la "depre colectiva" que se detecta cuando las cosas van mal. El presidente se ha dirigido al ex presidente y le ha dicho que "de depre nada, no estamos nada deprimidos los socialistas". ¿Cómo era eso del optimismo antropológico del presidente?

Quién sabe, lo mismo González no se refería al "síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas ", sino a ese "período de baja actividad económica general, caracterizado por desempleo masivo, deflación, decreciente uso de recursos y bajo nivel de inversiones”.

Animado como está el presidente y con la carrerilla que ha cogido con la reforma laboral, y la reforma del sistema financiero, ahora dice que va a por la reforma de las pensiones. Como España gane el Mundial, no sé qué más se atreverá a reformar. La “depre” no la tiene el PSOE, la tiene toda España.

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios