www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

José Luis Pardo: Nunca fue tan hermosa la basura

sábado 24 de julio de 2010, 14:22h
José Luis Pardo: Nunca fue tan hermosa la basura. Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores. Barcelona, 2010. 400 páginas. 21 €
Ante todo, hallar un lugar propio. Establecer el lugar desde el que se orienta la propia filosofía es la condición única que hace posible que haya filosofía. José Luis Pardo, catedrático de la Universidad Complutense, es, con certeza, el pensador más sugestivo del presente panorama español y su propuesta, que se viene gestando desde hace muchos años y muchos libros, ha alcanzado una cota extraordinaria en La regla del juego y Esto no es música (ambas en Galaxia Gutenberg). Dos obras complementarias en su exposición de los fundamentos ontológicos y éticos de la condición de ciudadanía en el Estado de Derecho y de la decadencia del Estado del bienestar y su imparable degeneración hacia el estado de malestar del mundo contemporáneo. La arrolladora argumentación que José Luis Pardo despliega en estos títulos, repletos de resonancias musicales (que se contagian al propio fluir del texto) surge de un lugar que se dibuja en el volumen que aquí presentamos: Nunca fue tan hermosa la basura, recopilación de procedencia diversa que, en cierto modo, representa un homenaje a Rafael Sánchez Ferlosio (cuyo magisterio es insistentemente invocado).

El núcleo de la obra se puede describir como el intento de validar el discurso político de la Ilustración, frente a las tentativas posmodernas de su disolución, por medio de su apuntalamiento en una rigurosa fenomenología ética que se basa en los textos de Aristóteles. El modo tan resuelto como lo lleva a cabo Pardo produce un cierto vértigo: ¿Por qué es justamente ahora cuando cabe entender plenamente lo que Aristóteles trataba de decir en su época? La amplitud que abarca la mirada del autor supera la de su predecesora directa (Hannah Arendt) en este proceder reconstructivo, que aquí llega a excelente puerto por una sutil mezcla de rigor lógico y sensibilidad para la apertura de nuevos sentidos a la hora de leer a Aristóteles desde una plantilla kantiana (o rousseauniana) afinada o contrastada a través de Marx y Nietzsche. La concisión y disparidad de los materiales aquí reunidos permiten que se perfile con especial fuerza el proyecto de revitalizar el humanismo universalista crítico de base ética estrictamente racional y su proyección política.

Este propósito requiere hacerse consciente del cariz que adoptan sus variadas acechanzas actuales, todas emparentadas con las necesidades del capital financiero multinacional de fagocitar ingentes e inagotables sumas de trabajo indiferenciado, para cuyo objetivo la subjetividad autónoma (la principal conquista de la modernidad) no es otra cosa que un desecho no reciclable, ante el que urge preparar hogueras para su incineración completa. El espectro de críticas enraizadas en este motivo conforma el abanico filosófico que se muestra en este libro, que, para el que esto escribe, contiene sobre todo dos auténticas joyas: "Ensayo sobre la falta de argumentos" y "Las desventuras de la potencia". Ambas deberían editarse como separatas y ser regaladas con los ejemplares de los diarios (progresistas y humanos) de mayor tirada de cada país.

Por José Antonio González
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios