www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Nueva ofensiva contra la iglesia

domingo 01 de agosto de 2010, 18:43h
Los laboratorios socialistas están preparando una nueva ofensiva contra la Iglesia. Las últimas encuestas han disparado las alarmas en Moncloa y en Ferráz y ya cuecen las pócimas que puedan beber sus potenciales electores. Así, los órganos informativos que se amamantan de los pechos socialistas diseñan estrategias de cara al próximo septiembre, pues las elecciones catalanas están a la vuelta de la esquina y los futuros comicios municipales y autonómicos pueden ensombrecer aún más el panorama.

Nos consta que se quiere minimizar en lo posible la próxima visita del Papa a España, con las importantes escalas de Santiago de Compostela y de Barcelona. Es más, no va ser Televisión Española la que ofrezca la señal internacional sino la Televisión Gallega y TV3,
como ya ocurriera en la pasada visita de Benedicto XVI a Valencia, cuando fue la Televisión Autonómica de esa Comunidad la que se hizo cargo de las transmisiones. Un asunto que se acuerda con la Santa Sede, que no quiere el más mínimo error.

Estas visitas escuecen pues, como ya dijimos la semana pasada, el Papa no se va a callar en temas fundamentales. Por eso, entre otras cosas, va a comenzar esa campaña basada en el desprestigio de la Iglesia y de sus pastores y obviando la gran labor que desarrolla, sobre todo en el campo de la ayuda social, pues los socialistas temen un repunte de los partidos que basan su ideología en el humanismo cristiano, como puede ocurrir en Cataluña, e incluso en presentar una división entre la Iglesia catalana con la del resto de España. El último ejemplo lo tenemos en las entrevistas que algunos medios han publicado con obispos catalanes hablando del Estatut.

Tal vez por eso, el Arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, durante la homilía que pronunció el pasado día 25, festividad del Apóstol Santiago, pidió a los gobernantes que “tengan la fortaleza, la generosidad y constancia en la búsqueda del bien común y de la renovación ética y moral”, o lo que es lo mismo, que se dejen de “marear la perdiz”, y que la Iglesia, como siempre, está atenta a todo lo que ocurre en nuestro país.

Pasadas las euforias deportivas y la propaganda partidista, que en algunos de los casos se ha utilizado con intervenciones tan “lúcidas” como la que hizo en el Congreso la Vicepresidenta Fernández de la Vega, llega la hora, como decíamos, de la nueva ofensiva contra la Iglesia en la que caerán los incautos de siempre y aquellos que lucen orejeras, porque no ven más allá de lo que dictan sus dirigentes. Por eso, los católicos españoles tenemos que ser pacientes y aguantar, porque como decía San Pablo en la segunda carta a los Corintios “nos aprietan por todos los lados, pero no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados; nos derriban pero no nos rematan”. Eso sí debemos defendernos y la mejor defensa es mostrar las obras de la Iglesia, que es lo más les duele.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.