www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

de la ganadería de Valdefresno

Miguel Tendero indulta un buen toro en Barcelona en la primera corrida tras prohibición

domingo 01 de agosto de 2010, 21:07h
El diestro Miguel Tendero ha indultado el tercer toro, primero de su lote en la primera jornada taurina celebrada este domingo en La Monumental de Barcelona tras la prohibición de las corridas de toros por el Parlament.
El diestro Miguel Tendero ha indultado el tercer toro, primero de su lote, de la ganadería de Valdefresno en el festejo celebrado hoy en La Monumental de Barcelona, primera jornada taurina que se celebra en esa plaza tras la decisión del Parlament de prohibir las corridas de toros en Cataluña.

El toro, de nombre "Rayito", número 23, negro de capa, nacido en enero de 2006 y que dio en la báscula 535 kilos, se encuentra ya de vuelta en los corrales de la plaza de toros de Barcelona.

Un gesto de gran carga de sensibilidad por parte de los aficionados y del presidente, al perdonarle la vida a un buen toro de esta vacada salmantina que, sin llegar a ser toro completo en el caballo, fue un torrente de embestidas en el último tercio.

Tendero se lució en el recibo de capote con bonitas chicuelinas en los medios. En la muleta el manchego lo entendió desde la misma apertura de faena en una faena a más, con momentos de gran intensidad sobre todo por el pitón derecho, por donde exprimió Tendero al máximo a su oponente con series de muletazos largos, ligados y por abajo.

El animal no se cansó de embestir en ningún momento, tomando el engaño siempre con prontitud, codicia y clase, arrastrando el hocico por la arena, yendo siempre muy humillado.

El las postrimerías de faena, con un gran clamor en los tendidos, comenzaron a surgir las primeras voces pidiendo el indulto del animal. Tendero siguió toreando mientras la petición iba aumentando cada vez más, hasta que el presidente asomó el pañuelo naranja, perdonándole la vida al de Valdefresno.

Tendero, que hacía su debut en la Monumental de Barcelona, paseó los máximos trofeos simbólicos en una aclamada vuelta al ruedo.

El cartel de hoy lo completan Juan José Padilla, que vio silenciada su primera labor, y Curro Díaz, que saludó una ovación después emborronar con la espada la faena a su primero.