www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO DEBE APOYAR A RAJOY

jueves 16 de septiembre de 2010, 13:50h
Faltaría más. Del Rey abajo cualquier español puede visitar Melilla y disfrutar de una ciudad plena de interés histórico, cultural y turístico. La intolerable declaración del Gobierno marroquí contra el viaje de Mariano Rajoy sólo se explica por la debilidad del Gobierno Zapatero. Rabat le ha tomado la medida al faro de la Alianza de las Civilizaciones. Y apretará las tuercas para poner de rodillas al presidente dadivoso. Existe el convencimiento en Marruecos y, lo que es peor, en buena parte de España, de que Zapatero no moverá un dedo por defender Melilla. Ha entregado ya Gibraltar a la voracidad británica renunciando de hecho a cualquier reivindicación de soberanía, y cerdea abiertamente con la situación de Ceuta y Melilla.
Ahora tiene el deber moral de salir personalmente a la pantalla de televisión para defender y amparar la visita del líder de la oposición a Melilla. Eso es lo que haría cualquier gobernante serio y honrado. Mariano Rajoy se ha negado a postrarse de hinojos ante Marruecos. Tampoco José María Aznar estaba dispuesto a la genuflexión. Ante la dignidad de los dirigentes del PP, Zapatero calla. Calla y otorga, aunque con la boca chica alguien de su entorno reconozca el derecho de cualquier español a viajar por todo el territorio nacional.
Quedamos, entonces, a la espera de que Zapatero personal y públicamente diga a la opinión pública española y al Gobierno de Marruecos que Mariano Rajoy ha hecho muy bien en ejercer su derecho de visitar las ciudades españolas que le vengan en gana.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.