www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Tiempo de reflexión

lunes 17 de marzo de 2008, 20:19h
Todas las culturas ponen una fecha para su renovación anual. Es la posibilidad de empezar de nuevo, de reiniciar el camino no solo para enmendar los errores sino para abrir nuevas sendas en la vida. Occidente impuso la conclusión del invierno europeo, el comienzo de la primavera para celebrar este fin y principio del ciclo vital, haciendo coincidir naturaleza con religión. Es la base de la Semana Santa cristiana. Con mayor o menor grado de práctica, más de dos mil cien millones de personas en el planeta celebran estos días la Resurrección de Cristo. De ellos muchos, sin sentirse unidos al concepto religioso, viven esta renovación adaptando lo sacro a un modo más racionalista de entender la vida.


A través de fiestas tradicionales, de lugares y días de descanso, gran parte del mundo aprovecha esta semana para detenerse, echar la vista atrás y planificar también el futuro más cercano. Es cierto que la crisis mundial de las creencias y de los principios base de la sociedad moderna, de los principios racionalistas y humanistas, se ha hecho fuerte en los primeros años de este milenio. Es cierto que los tiempos de reflexión están mutando hacia conductas más acordes con la actual desintegración de las antiguas pautas sociales como el “hedonismo narcisista” (individuos egocéntricos desconectados entre sí y que persiguen su exclusiva gratificación), pero es casi una obligación -lo permita o no nuestro marco social- evadirnos y pensar en nuestros próximos proyectos. Decisiones familiares, profesionales, de alta o baja responsabilidad, incluso medidas de Estado o trascendentales, se toman mejor en un tiempo de reflexión.

Margarita Márquez

Historiadora

MARGARITA MÁRQUEZ es historiadora y periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios