www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

su esposa, cristina fernández, ha presidido el funeral de estado

Multitudinario despedida al ex presidente argentino Néstor Kirchner

jueves 28 de octubre de 2010, 12:53h
La capilla ardiente con los restos mortales del ex presidente argentino Néstor Kirchner ha sido abierta este jueves en la Casa Rosada, sede del Gobierno del país, para que los ciudadanos puedan darle su último adiós, además de autoridades de otros países del continente. No ha faltado la presencia de Cristina Fernández, presidenta argentina, quien de riguroso luto ha acudido al velatorio acompañada de sus dos hijos para pasar luego al funeral de Estado.
Miles de argentinos acongojados desfilan por el "Salón de los Patriotas Latinoamericanos" de la Casa Rosada, sede del Gobierno, donde comenzó este jueves el velatorio de ex presidente Néstor Kirchner, con la presencia de su esposa, la jefa del Estado, Cristina Fernández, quien ha acudido acompañada de sus dos hijos, Máximo y Florencia, de luto riguroso y con gafas de sol.

Fernández llegó a la Casa de Gobierno alrededor de una hora después del inicio de la ceremonia, procedente de su residencia oficial de Olivos. Vestida con un traje negro, gafas oscuras y un bolso negro, Cristina se bajó con rapidez del vehículo oficial y entró en la Casa Rosada seguida de sus hijos.

Minutos después, la presidenta se incorporó al "Salón de los Patriotas Latinoamericanos" de la Casa Rosada, donde se desarrolla el funeral de Estado en homenaje a Kirchner, escoltada por su hijo Máximo y tomada de la mano de su hija menor. Cristina, que no se quito los lentes negros dentro del recinto, permaneció de pie y puso sus manos sobre el féretro cerrado del que fue su marido durante 35 años.

La mandataria recibirá, en una sala habilitada al efecto en la sede del gobierno, las condolencias de los jefes de Estado y de Gobierno que han viajado a Buenos Aires para asistir a los funerales del ex presidente y secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas.
Las primeras imágenes de la televisión pública mostraron a Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social y hermana del ex mandatario, junto a otros miembros del Gobierno, gobernadores y dirigentes gremiales y de organizaciones humanitarias acompañando al féretro cerrado. Aplausos y gritos de "Néstor, Néstor", "Néstor no se murió, Néstor vive en el pueblo" y "Vamos Cristina" rompieron el silencio de la sala tras la entrada de los primeros simpatizantes.

Una larga fila de dolientes se ha formado en un flancos de la Plaza de Mayo, situada al frente de la sede gubernamental, histórico escenario de multitudinarias manifestaciones de todo tipo donde hoy se acumulan flores y pancartas de condolencias a la mandataria y de homenaje a Kirchner, fallecido el miércoles, a los 60 años.



Las autoridades habilitaron las dos puertas del frente de la Casa Rosada para el ingreso y salida de los seguidores que desfilan por la sala velatoria, mientras que por una explanada del costado ingresarán los mandatarios y dirigentes que acudirán a la ceremonia funeraria. Asimismo se acondicionó especialmente una sala de la planta baja, vecina a la del velatorio, donde Fernández recibirá las condolencias de los presidentes suramericanos que han comenzado a llegar hoy a Buenos Aires.

El primero en llegar ha sido el mandatario boliviano, Evo Morales, quien se declaró "huérfano" por el fallecimiento de Kirchner, líder del Partido Justicialista (peronista) y secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). "Su pérdida me deja huérfano. Sus recomendaciones y sugerencias han sido muy importantes cuando asumí la Presidencia. Él siempre me acompañó en los momentos difíciles de mi Gobierno", subrayó condolido.

Poco después, llegaba el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, promotor de la candidatura de Kirchner para la secretaría general de la Unasur, quien lamentó la muerte de "un extraordinario presidente y un queridísimo amigo". "Nuestro abrazo a su compañera de lucha, de sueños". "El mayor homenaje que le podemos hacer es ratificar nuestro compromiso de construir esa patria grande de América Latina que tanto soñó y por la que tanto luchó. Para ti, Néstor: hasta la victoria siempre", concluyó Correa.

En las próximas horas se espera la llegada de los jefes de Estado de Uruguay, José Mujica, y de Chile, Sebastián Piñera, que irían seguidos de Juan Manuel Santos (Colombia), Fernando Lugo (Paraguay), Hugo Chávez (Venezuela) y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Piñera valoró la "vocación" de Néstor Kirchner en favor de "toda América". "Como siempre lo ha hecho, espero que (Fernández) tenga la fuerza para seguir liderando los destinos de Argentina", subrayó en un breve mensaje en el que se lamentó de la "gran pérdida" que ha sufrido Argentina y reiteró la "plena y total" solidaridad de Chile. Por su parte, Mujica, llegó a Buenos Aires en "solidaridad" con Argentina. "Tratamos de decirle al pueblo argentino que todos los uruguayos somos solidarios, más allá de cualquier matiz, cualquier opinión, como corresponde", subrayó luego de reiterar sus condolencias a la presidenta argentina, Cristina Fernández, viuda de Kirchner.

No se ha informado de momento, si los mandatarios extranjeros se quedarán hasta el final del funeral de Estado, que en principio está previsto que concluya este viernes, cuando el féretro de Kirchner sea trasladado al cementerio de su ciudad natal, Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz (sur), que el ex mandatario gobernó entre 1999 y 2003, cuando accedió a la jefatura del Estado.

Autoridades de Santa Cruz han apuntado también que el entierro podría tener lugar el sábado.

El ex presidente argentino (2003-2007) falleció este miércoles de un paro cardiaco en la sureña localidad de El Calafate, unos 2.600 kilómetros al suroeste de Buenos Aires, donde descansaba junto con su esposa y sucesora en la Presidencia, Cristina Fernández.