www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL COPRESIDENTE RUBALCABA, LA MINISTRA TRINIDAD Y EL REY DE MARRUECOS

martes 16 de noviembre de 2010, 12:13h
El presidente Zapatero encumbró a Trinidad Jiménez al ministerio de Asuntos Exteriores para que los socialistas madrileños se tragaran taza y media del caldo que no quisieron tomar. Pero, claro, en cuanto han surgido dificultades, la verborrea de la señora ministra, tan trufada de tópicos y lugares comunes, ha caído en la inoperancia. La nueva ministra cubre bien su papel con los indígenas bolivianos pero el Rey de Marruecos tiene el colmillo demasiado retorcido y Zapatero ha aprendido ya muchas cosas. Así es que abofeteó discretamente a su ministra y envió a Moratinos a negociar. Ahora ha instalado en el área del copresidente Rubalcaba la relación con Marruecos porque la situación se hace cada día más crítica.
El ala izquierda del PSOE, a la que siempre ha pertenecido el propio Zapatero, está al lado del Polisario. Los artistas de la ceja lo han dejado bien claro. El antiguo agitprop comunista se ha puesto en marcha aceleradamente con el respaldo de un PP desnortado que, con tal de hacer daño al Gobierno, adopta las más asombrosas posiciones.
Zapatero ha aprendido que una colisión con Marruecos desencadenaría graves problemas en Ceuta, Melilla y las islas del Estrecho y tal vez en Canarias, con repercusiones añadidas sobre la pesca. Por eso ha amordazado a Trinidad Jiménez y a Pedro Zerolo, entusiastas del “Sahara libre”. España necesita en su frontera sur un vecino tratable. Si hostigamos al Rey de Marruecos o si éste es sustituido por un régimen talibán la situación se haría alarmante para nuestra nación. Y, claro, el presidente ha prescindido de su marioneta favorita, Trinidad Jiménez, y ha encomendado al copresidente Rubalcaba una negociación especialmente arisca y complicada, porque está claro que en Marruecos se violentan los derechos humanos y se lesiona la libertad de expresión.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.