www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRAS LAS GALLEGAS Y LAS EUROPEAS, ZAPATERO PIERDE LAS CATALANAS

lunes 29 de noviembre de 2010, 08:23h
Al toque de centella, como un solo hombre, como una sola mujer, los dirigentes socialistas han afirmado urbi et orbi que el resultado de las elecciones catalanas no se puede extrapolar. Mi opinión es la contraria. No solo se puede, es que se puede extrapolar.

Zapatero se ha volcado con Cataluña. Ha cubierto de dinero público a Montilla. Ha derrochado en obras públicas. Ha dado a Cataluña lo que ha negado a Madrid. Ha hecho concesiones que, según el Tribunal Constitucional, comprometían la unidad de España. Por un plato de escaños catalanes, ha vendido esa unidad de España consagrada en la Constitución. Durante un tiempo, Zapatero permaneció de hinojos ante Carod Rovira. Y se desplazó a tierras catalanas para asumir la dirección de la campaña electoral, acompañado por su paniaguada Camina Chacón. Zapatero sabe que, gracias al voto catalán, ganó las elecciones generales del año 2008. Y por eso ha jugado a fondo. Ha jugado a fondo y ha perdido. Y aunque existan diferencias sustanciales entre unas y otras elecciones, lo que ha ocurrido el domingo en Cataluña es extrapolable. Los ciudadanos, incluso los catalanes, están hartos de las ocurrencias y los despropósitos de Zapatero. Saben que la crisis económica se ha acentuado a causa de las incongruencias y las torpezas de Moncloa. Y, en consecuencia, han castigado en las urnas al presidente dadivoso. No es la primera vez. Zapatero perdió las elecciones gallegas. Perdió las europeas. Ahora ha perdido las catalanas. Esa es la cruda realidad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.