www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Cineastas e internautas tratan de entenderse tras la ley Sinde

De la Iglesia cree que para que haya acuerdo todos "deben ceder" en algo

jueves 30 de diciembre de 2010, 10:43h
La Academia de Cine, representada por su presidente, Álex de la Iglesia, intenta consensuar con el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, el presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España, Pedro Pérez y el director de la Academia, Eduardo Campoy, aspectos de la "ley Sinde". "Intentemos estar a favor del acuerdo, en lugar del desacuerdo", asegura De la Iglesia a través de Twitter.
El presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, se ha mostrado este viernes convencido de que es "absolutamente" posible encontrar puntos de acuerdo entre los creadores de la industria cultural y los internautas, aunque recuerda que para ello todos "deben ceder" en algo.

De la Iglesia, promotor de la reunión entre el presidente de las Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), Pedro Pérez, y los representantes de asociaciones de internautas para analizar la ley Sinde -rechazada en el Congreso- ha salido optimista de la misma ya que se ha llegado "a muchas conclusiones" y han comprobado que tienen "puntos en común". "En el fondo, esencialmente estamos de acuerdo en un montón de puntos", ha afirmado el presidente de la Academia de Cine, quien ha puntualizado que "nadie está de acuerdo con que todo sea gratis". En su opinión, los creadores culturales deben hallar la forma de encontrar a su público, "y para ello igual el precio es cambiar el modelo de mercado".

De la Iglesia ha precisado que se trataba de "hablar y escuchar", ha rechazado que se tratara de una reunión "política" y ha precisado: si en los partidos o en el Ministerio de Cultura "alguien nos quiere escuchar, estupendo, pero en principio esta reunión era por mí mismo, porque hay un montón de cosas que no sé y quería que me las explicaran".

A la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, le dirá que la reunión ha sido "estupenda" y que "ha servido de mucho", aunque se ha negado a dar su opinión sobre la ley Sinde -que establecía la posibilidad de cerrar páginas web de descargas por orden judicial- porque, como presidente de la Academia de Cine, representa "a un montón de cineastas y cada uno tiene la suya".

El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, ha salido "con la sensación agradable" de no haber perdido el tiempo, y con la idea de que es algo que deberían haber hecho hace tiempo. A partir de ahora, ha agregado, "se abre una puerta de colaboración" entre las partes enfrentadas.

En el encuentro con el presidente de FAPAE, Pedro Pérez, con el director de la Academia de Cine, Eduardo Campoy, y con el presidente de la institución, Domingo ha insistido en convencerles de que la ley Sinde "no soluciona problemas" ni aporta soluciones a los nuevos modelos de negocio. David Bravo, abogado presente en la reunión, ha señalado que la reunión ha servido, al menos, para "diagnosticar dónde está el verdadero problema" que, en su opinión, no es frenar el intercambio de archivos, sino en encontrar la vía de remuneración de los autores.

Por su parte, Julio Alonso, director de Weblogs, ha agradecido la iniciativa del presidente de la Academia de Cine, que ha servido "para ver que hay gente sensata en los dos lados" y para establecer canales de comunicación. Asimismo, en el encuentro se ha alertado sobre la peligrosidad de los "radicalismos" por ambas partes, y se ha señalado que si los internautas se sienten "agredidos" por las leyes "lo que se logrará será que se radicalicen y no quieran pagar por nada", por lo que se ha instado a buscar opciones para consumir productos culturales "a precios razonables".

La reunión ha sido "transmitida" en tiempo real por los asistentes a través sus iphone o ipad con mensajes en twitter, de manera que algunos han contestado por ese medio observaciones de palabra de otros miembros. "Buenas noticias: la reunión funciona. Reconocemos errores. Se aportan ideas", ha escrito De la Iglesia a las dos horas de empezar el encuentro. Y, cuatro minutos después: "me gustaría creer que alguien puede confiar en que esta reunión no responde a ningún interés más que el de la Academia por unir pareceres".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios