www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Juan Ramón Jiménez: Guerra en España. Prosa y verso (1936-1954)

Juan Ramón Jiménez: Guerra en España. Prosa y verso (1936-1954). Edición de Ángel Crespo, revisada y ampliada por Soledad González Ródenas. Point de Lunettes. Sevilla, 2010. 880 páginas + 2 cuadernillos de ilustraciones. 25 €
Con la Elegía cívica Rafael Alberti descendió a la calle en 1930 para hacerse eco de una realidad dolorida y con aquella clara toma de conciencia brota la poesía comprometida. Más tarde, casi en la antesala de la Guerra Civil, unas palabras liminares redactadas por Pablo Neruda para el primer número de Caballo Verde para la Poesía se convirtieron en el manifiesto que marcó una tajante división (“Por una poesía sin pureza”). Simplificaciones añadidas, al otro lado quedaban los practicantes de una "poesía pura", tildados de una sospechosa posición política e ideológica por ajena o desafecta a los agitados momentos nacionales. Sabedor de tal malinterpretación, Juan Ramón Jiménez ideó un futuro libro para el que recopilaba material, Guerra en España. Sólo en 1985 y de la mano del poeta Ángel Crespo conoció finalmente publicación el enrevesado proyecto autobiográfico de Juan Ramón. Este clásico hace ya tiempo descatalogado se revisa ahora bajo el atento cuidado de Soledad González Ródenas y se convierte, con el gran aumento de material en buena parte inédito, en edición completa (el volumen que preparara Crespo menguó mucho por problemas editoriales).

Aquí se recogen las múltiples muestras de adhesión sin reservas al Gobierno de la República por parte de Juan Ramón: escribió un poema a la “Bandera española” dedicado a la tricolor con el que felicitaba al nuevo régimen tan sólo tres días después de su proclamación; antes de la contienda firmó diversos manifiestos izquierdistas, y en los primeros días de la guerra convirtió su casa madrileña en hospicio infantil. Mostró apoyo constante al presidente de la República, Manuel Azaña, quien le brinda como testimonio moral, con garantía de independencia, todas las facilidades para su exilio –siempre “honorarias” según deseo del autor–. Deambuló como giróvago por Estados Unidos, Puerto Rico, Cuba, Argentina, Uruguay, “desterrado [y] deslenguado” por la merma de su español, nuestro poeta de Obra en marcha. Su nombre presidió varios alegatos a favor de la República, pero no el de la Liga Antifascista; entendía que entre sus miembros había reconocidos fascistas. Además, rompió contrato con Espasa-Calpe Argentina en su “posición invariable de adicto al Gobierno de la República Española” al rescindir ésta contratos con autores leales a la República y rechazó el sillón de la Academia en dos ocasiones, 1935 y 1946.

El tópico repetido ad nauseam de un Juan Ramón ajeno a su tiempo y espacio confunde su lirismo atemporal con su persona: “La poesía como todo lo esencial es eterna, no se modifica con las circunstancias”. Para ello ideó este libro con su “intervención de hombre y poeta en la política de su España, unida a mi trabajo normal […] Por eso: las conferencias, prólogos, diario, etc., todo lo que no sea lírica o prosa abstracta”, inclusive epistolarios, fotos, recortes de prensa; en resumen, “todo lo que esté teñido de España” y otros testimonios, como la hermosísima semblanza de Antonio Machado o los detalles sobre el allanamiento del piso de Madrid, son elementos que hilan un abigarrado tomo imprescindible junto a libros como el loable Años de vísperas. La vida de la cultura en España (1931-1939) de José-Carlos Mainer, por donde la auténtica memoria histórica late entre sus lomos, frente a otra manoseada y servil de estos tiempos.

Por Francisco Estévez
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.