www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Magreb, terreno abonado para Al Qaeda

lunes 10 de enero de 2011, 07:53h
Las revueltas que estos días están teniendo lugar en Argelia y Túnez amenazan con quebrar una estabilidad prendida con alfileres. Ambos países se gobiernan con mano de acero, lo cual ha sido una de las causas del descontento general, aunque no la principal. Esta no es otra que la subida de los productos de primera necesidad, agravada por un incremento impositivo difícil de soportar para una población cuya renta per cápita no es precisamente elevada.

Argelia y Túnez son dos países con una media de edad bastante joven y con una tasa de desempleo que supera el 20 por ciento. En el caso argelino, además, se da la circunstancia de que tiene grandes reservas naturales -gas, sobre todo-, aunque ello no redunda en beneficio de la sociedad, por lo demás bastante empobrecida. Y también está presente el fantasma del integrismo, personalizado en lo que queda del GIA. Esto último es aplicable al resto de países del norte de Africa, en quien Al Qaeda ha puesto sus ojos de un tiempo a esta parte. Y no hay mejor cartel de reclutamiento para el terrorismo yihadista que aquel capaz de aunar miseria, falta de horizonte laboral y desconfianza en una administración corrupta y autoritaria.

Bien es verdad que el cúmulo de causas naturales que han llevado al precio del trigo no es achacable a la comunidad internacional en su conjunto. Pero sí lo sería no prestar la debida atención a una zona que corre el riesgo que convertirse en un auténtico polvorín -convenientemente agitado por los radicales islámicos- si no se toman las medidas oportunas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios