www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Del desbarajuste al esperpento lingüístico

miércoles 19 de enero de 2011, 23:53h
El despropósito lingüístico que ha empezado a vivirse esta semana en el Senado, con el nuevo sistema de traducción para aquellos que no entiendan las lenguas vernáculas en las que sus Señorías se expresan, se trasladaba ayer al Congreso. No porque en la Cámara Baja se fuese a implantar semejante esperpento, sino porque había pleno, y en castellano. Lo normal, por otro lado. Tal y como hasta ahora sucedía en el Senado, en cuyos pasillos y zonas comunes no había problema ninguno de entendimiento. A qué extremo hemos llegado; españoles traduciendo a otros españoles porque los unos no comprenden en qué hablan los otros.

No es cuestión de que sea barato o caro, sino del ridículo tan espantoso que ello supone. De cualquier forma, aunque el escaso medio millón de euros que cuesta la broma lingüística no sea una cifra exorbitante, se trata de dinero de todos, y es alarmante la facilidad con la que algunos lo derrochan. Tiran con pólvora del rey, a sabiendas que el despilfarro quedará impune. A Marcelino Iglesias le ha tocado justificar lo injustificable, aunque él mismo sabe que gran parte del electorado de su partido, así como algún que otro peso pesado -Bono, Guerra y más de un barón autonómico-, abomina de una tontería así. ¿No tiene España problemas más acuciantes que resolver? ¿No hay acaso un destino más apropiado para el dinero empleado en pagar pinganillos y traductores? De momento, el señor Zapatero sostenía ayer que vaciar el Estado de competencias "le da vigor", al igual que la defensa del castellano se hace orillándolo, en detrimento de las lenguas vernáculas. Cuesta entender semejante discurso. Será que el señor Presidente tiene problemas con el idioma.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios