www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Más de 300 desaparecidos

Las lluvias en Río de Janeiro alcanzan las 759 víctimas

viernes 21 de enero de 2011, 10:17h
Al noveno día de las labores de rescate el balance de víctimas mortales por las fuertes lluvias que han caído en los últimos días sobre la sierra de Río de Janeiro no deja de aumentar. En una semana el temporal se ha cobrado más de 759 almas y dejado sin hogar a 6.050 personas, obligando al Gobierno local como al central a tomar medidas preventivas de seguridad para evitar catástrofes naturales de este tipo.
El Gobierno de Brasil, el Congreso y la Gobernación de Río de Janeiro anunciaron la adopción de medidas de prevención de desastres naturales en momentos en que el número de muertos por las lluvias llega a 759 y el de desaparecidos a más de 300.

Mientras que los equipos de rescate, en su noveno día de tareas, avanzan hacia áreas que estaban aisladas por las toneladas de tierra, piedras y lodo que deslizaron de las montañas y sepultaron a cientos de viviendas, diferentes autoridades analizaron la adopción de medidas para impedir que se repitan este tipo de tragedias.

Según el último boletín de la Defensa Civil, la considerada mayor tragedia natural en la historia de Brasil causó al menos 759 muertes: 365 en la ciudad de Nueva Friburgo, 308 en Teresópolis, 65 en Petrópolis y 21 en Sumidouro.

El mismo boletín indica que al menos 6.050 personas perdieron sus viviendas y otras 7.780 tuvieron que abandonarlas temporalmente y refugiarse en gimnasios y escuelas públicas debido a que están ubicadas en áreas de riesgo.

El Ministerio Público, por su parte, divulgó una nueva lista de desaparecidos elaborada a partir de las denuncias de familiares y en la que aparecen los nombres de más de 300 personas.

El ministro de Ciencia y Tecnología, Aloizio Mercadante, en una entrevista a una red de radios, dijo que el Sistema Nacional de Prevención y Alerta de Desastres Naturales anunciado esta semana por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, comenzará a ser montado este mismo año y estará en pleno funcionamiento en 2013.

Mercadante dijo que el sistema, para el que serán adquiridos quince radares, 700 pluviómetros y miles de sirenas, permitirá que las autoridades alerten con una anticipación de hasta seis horas sobre tormentas, tornados y otros fenómenos que puedan amenazar diferentes regiones, principalmente áreas de riego.

El ministro agregó que, mientras el sistema entra en operación, las defensas civiles municipales tienen que montar planos de emergencia para alertar a la población sobre situaciones como inundaciones, deslizamientos de tierras y sequías.

"Las defensas civiles tienen que contar con planes de contingencia y de orientación a la población con los recursos que ya tienen. Los datos meteorológicos están disponibles en internet", dijo.

El asunto también fue analizado por la Comisión Permanente Especial del Congreso, que reúne a ocho senadores y 17 diputados y que fue convocada durante el receso legislativo para discutir las medidas ya adoptadas por el Gobierno para atender la tragedia.

Los parlamentarios aprobaron la recomendación para que sea creada una comisión legislativa permanente especial para discutir medidas de prevención a catástrofes climáticas.

El presidente de la Cámara de Diputados, Marco Maia, dijo que la expectativa es que dicha comisión sea instalada en febrero próximo, cuando comienza la nueva legislatura. "Queremos tratar con la debida prioridad el tema de las catástrofes y discutir medidas que eviten catástrofes como ésta", dijo Maia, dirigente del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Según los legisladores, la nueva comisión podrá discutir y aprobar leyes que permitan sancionar penalmente a alcaldes y gobernadores que habiliten la construcción de viviendas en áreas de riesgo como faldas de montañas y orillas de los ríos.

La tragedia de los últimos días en Río de Janeiro afectó principalmente a viviendas que habían sido construidas en áreas consideradas de riesgo sin la oposición de ninguna autoridad.

La gobernación de Río de Janeiro, por su parte, anunció la creación de una red de vigilancia de áreas de riesgo que podrá estar operando en un año y que contará con dos modernos radares meteorológicos para medir la aproximación de tempestades y sensores para la medición de los niveles de los ríos.

Según el secretario de Medio Ambiente de Río de Janeiro, Carlos Minc, estos radares permitirán alertar sobre la llegada de lluvias con hasta 12 horas de anticipación.