www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Haití, el desastre que nunca acaba

viernes 04 de febrero de 2011, 01:25h
Haití, el país más pobre y miserable de América Latina, sigue inmerso en su particular pesadilla de desastres naturales, humanos y políticos. Las elecciones del pasado mes de diciembre, que se presentaban como una tenue luz en el oscuro futuro haitiano, terminaron convirtiéndose en un motivo de dolor más para un país que parece maldito. La victoria del delfín de Preval, Jude Celestin, vino rodeada de polémica y de graves acusaciones de fraude que trajeron protestas que se cobraron la vida de varias personas. Tan obvio fue el pucherazo que la población se echó a la calle, paralizando el país en protestas en las que varias personas perdieron la vida.

El resultado de la primera vuelta de las elecciones es, cuanto menos, significativo, ya que Celestin se ha caído de la carrera electoral. Según anunció el Consejo Eelectoral Provisional, serán la ex primera dama, Mirlande Manigat, y el cantante Michel Martelly quienes disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en el país, fijada para el 20 de marzo. En esta ocasión, con la comunidad internacional vigilando los comicios -el domingo Hilary Clinton viajó hasta Haití para obligar al ex presidente a aceptar su derrota- poco ha podido hacer el corrupto Preval.

La llegada de un gobierno fuerte y renovado que de salida a cientos de proyectos de carácter humanitario que siguen paralizados por la falta de interlocutores en Haití es el primer paso para empezar a reconstruir un país desahuciado. Esperemos que Manigat o Martelly, sea cual sea el ganador de la segunda vuelta de las elecciones, sean capaces de asumir en toda su dimensión la labor que les va a tocar desarrollar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios