www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Según la AIEA

La situación en Fukushima presenta una evolución positiva,

domingo 20 de marzo de 2011, 18:45h
La central japona de Fukushima podría haber presentado alguna mejoría en las últimas horas. Así lo ha confirmado la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), quién ha observado una evolución positiva pero que la situación sigue siendo "muy seria".
la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) aseguró este domingo que en las últimas horas se produjo una evolución positiva en la central de Fukushima, pero la situación sigue siendo "muy seria" en el que es el peor accidente atómico desde Chernóbil hace 25 años.

"Hubo desarrollos positivos en las últimas 24 horas, pero la situación sigue siendo muy seria", aseguró hoy a la prensa el asesor científico de la AIEA Graham Andrew.

Entre los aspectos positivos citó "el descenso significativo" de la temperatura en los depósitos de combustible nuclear usado de la central después de las operaciones de rociado de agua de las últimas horas.

El experto explicó que la radiación detectada en las últimas horas no supone cambios significativos sobre la registrada ayer, y reiteró que no suponen un riesgo para la salud.

"Los niveles de radiación no han cambiado mucho desde ayer y están por debajo de los niveles dañinos para la salud humana", recalcó.

Aún así, reconoció que "en algunas áreas, la leche y algunos productos frescos, como espinacas y cebollas, presentan un nivel significativamente por encima de lo establecido en Japón como seguro".

La radiación encontrada supera los límites nipones de seguridad alimentaria en la leche de una explotación agrícola a 30 kilómetros de la planta nuclear y en verdura cultivada en la vecina prefectura de Ibaraki.

Esta situación es "un motivo de preocupación", según destacó otro experto de la AIEA.

En cualquier caso, los datos registrados por la agencia nuclear de la ONU indican que la radiación presenta una tendencia decreciente a medida que pasan los días desde el inicio de la crisis nuclear, desatada por el devastador tsunami que siguió al fuerte terremoto del 11 de marzo, y que dañó el sistema de suministro eléctrico externo necesario para refrigerar los reactores.

Andrew destacó que los ingenieros japoneses siguen trabajando para recuperar el flujo eléctrico en la central atómica, lo que ayudaría a controlar la situación si funcionasen las bombas de refrigeración de la planta.

El OIEA también indicó que se siguen con los trabajos de inyección de agua marina en los reactores 1,2 y 3, y que continúa saliendo una columna de humo blanco de la unidad 3, lo que es también "motivo de preocupación".

El OIEA avanzó que va a enviar más personal técnico al país oriental para contar con datos propios para evaluar la situación, y que reforzará a un grupo de expertos que ya están en Japón.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios