www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN LA FRONTERA

Sí a la vida

martes 29 de marzo de 2011, 08:36h
“Sí a la vida”. Este ha sido el clamor unánime que decenas de miles de personas han proclamado en la mañana del sábado en Madrid. Ha sido el grito de una sociedad harta del ataque impune contra el derecho a la vida, que debe ser eficazmente tutelado en todas las etapas de la existencia de la persona, desde su concepción hasta su muerte natural. Y esto, para nuestra desgracia, es lo que rechaza este gobierno que desde 2004 ha promulgado leyes en un calculado programa diseñado por, suponemos, organizaciones que auparon a Zapatero a la Moncloa. Es más, comunidades gobernadas por socialistas siguen aprobando leyes a favor de la eutanasia.

Por eso “sí a la vida”, porque ningún supuesto o real bien social o personal, puede justificar la eliminación de un ser humano inocente por el aborto o la eutanasia. Traigo aquí “dos frases para enmarcar”. La primera de Adolph Hitler, en 1939:”Un judío, independientemente de su edad, es claro que es un ser vivo; ahora bien no puede afirmarse que sea un ser humano, no hay base científica para ello”. La segunda de Bibiana Aído, en 2009:”Un feto es un ser vivo, pero no puede afirmarse que sea un ser humano porque eso no tiene ninguna base científica”.

Ante estas barbaridades que aplauden los de “la cultura de la muerte”, miles de personas, como decíamos, se han manifestado en Madrid y en 70 ciudades españolas y en muchas capitales europeas porque, insistimos,”ningún supuesto o real bien social o personal puede justificar la eliminación de un ser humano inocente por el aborto – incluida la llamada píldora del día siguiente – o la eutanasia”. Todo esto, a pesar de que algunos ¿destacados teólogos?, defiendan, como no, en medios afines al socialismo, las bondades de la eutanasia. O de algún otro, como el asunto sabido del sacerdote Manuel Pousa, que ha reconocido que pagó el abortó de una mujer. Una actuación que le puede costar la excomunión y que también ha juzgado el arzobispo Rino Fisichella, Presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, quien ha afirmado que “ante la gravedad del aborto no se puede razonar sólo con emotividad; hay que pensar con lucidez, distinguir el bien del mal”.

40 asociaciones han sido las convocantes y más de 200 las entidades adheridas en esta gran manifestación del “si a la vida”, que se celebra en todo el mundo desde el año 2003 a propuesta de un Congreso Internacional Por Vida que tuvo lugar en Madrid. Los periodistas católicos también hemos estado presentes y emocionante ha sido el testimonio de nuestro compañero Manuel Cruz, que ha recordado a todos la importancia de esta jornada, frente a los que -insistimos- aman “la cultura de la muerte". Allá ellos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios