www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

cara a cara de isabel preysler y carmen lomana

¿Quién fue la más elegante en la fiesta de Loewe en Madrid?

jueves 31 de marzo de 2011, 16:42h
Este miércoles, incondicionales de Loewe como Isabel Preysler, sus hijas o Carmen Lomana, la imagen masculina de uno de sus perfumes, Cayetano Rivera, modelos y actrices y, sobre todo, lo más selecto de la alta sociedad madrileña, gozaron del fabuloso y romántico desfile que la firmar regaló después de 12 largos años en el exilio.
Isabel Preysler y Carmen Lomana se dieron cita este miércoles en el desfile celebrado por Loewe en Madrid. Las dos reinas del glamour y la prensa rosa, también rivales en elegancia, se vieron las caras en el exclusivo desfile que la firma presentó este miércoles en el Jardín Botánico de Madrid. Mientras la mujer de Miguel Boyer dejó el listón bien alto luciendo un sencillo vestido de cuero negro con pedrería, la reina de las hamburguesas eligió un brillante atuendo cargado de pailletes dorados y en plata.

Tras las recientes declaraciones de Lomana a una conocida revista diciendo que ella era más fashion que la reina de corazones, la rubia se escudó asegurando que sus palabras se habían sacado de contexto e insistió en que Isabel "siempre va perfecta y nada más. Me preguntaron que si era muy fashionista y dije que no, que era elegante".

Las herederas más directas del estilo de la Preysler son, sin duda, sus hijas Tamara y Ana, quienes también asistieron al evento y se decantaron por sendos minivestidos. Ana, en color frambuesa combinado con un bolerito blanco, y Tamara con un palabra de honor negro con detalle de cinta multicolor debajo del pecho y en los bajos del atuendo.

Por el Jardín Botánico también desfilaron modelos de la talla de Martina Klein, quien estrenó gafas nuevas, y Ariadna Artiles, que llevaba unos ajustadísimos pantalones de cuero marrón a juego con un top de color rosa . Además, actrices como Carolina Bang, quien posó con vestido negro con encaje en el escote y sin su novio Álex de la Iglesia, que también estaba invitado, y María Valverde, con anchos pantalones blancos y camisa del mismo color, también se dejaron ver por allí.

Anne Igartiburu, con vestido de cuero negro; Marta Robles, de rosa chicle y negro; Bimba Bosé, que dejó ver su avanzado estado de gestación con vestido largo negro y chupa de cuero; y la excéntrica Rossy de Palma, ataviada con vestido rosa fucsia con estampado de mariposas verdes y abrigo largo de cuero, tampoco quisieron faltar al desfile de Loewe.

Pero, sin duda, la alta sociedad madrileña fue quien más invitados aportó. Así se pudo ver a Adriana Abascal, con espectacular vestido de corte baby doll adornado con pedrería, Simoneta Gómez-Acebo, que acudió con su amiga Mariola Orellana, que vuelve a lucir sonrisa tras superar su crisis matrimonial con Antonio Carmona, ambas con pantalón y camisa negros, aunque Mariola destacó por su llamativa cazadora de animal print.

Adriana Carolina Herrera, con vestido y chaqueta color púrpura, Beatriz de Orléans, con un look total black, y Ana Botella, con traje negro y estola de piel, cerraron la lista de la jet-set. Muy atractivo con cazadora de cuero, camisa blanca y vaqueros oscuros, Cayetano Rivera fue uno de los pocos hombres que acudieron al desfile de Loewe.

Después de 12 años, Loewe ha presentado su colección otoño-invierno 2011 en el Jardín Botánico de Madrid, inundándolo de un halo de femineidad, romanticismo, clasicismo y belleza española, propios de la firma. Según Alejandra de Borbón, su relaciones públicas, la novedad han sido ocho modelos masculinos alineados "con los patrones femeninos exhibiendo muchos accesorios, sobre todo bolsos y carteras de mano".

En cuanto a la parte femenina, 35 prendas clásicas y sensuales han inundado las pasarelas con detalles de piel con pelo en cuellos y puños. Los pantalones apenas han estado presentes, dejando todo el protagonismo a los trajes de chaqueta y los vestidos cortos escotados y entallados con llamativos cortes arquitectónicos. Las faldas evasé, blusas de napa abotonadas en el centro y con grandes lazos, cazadoras tipo aviador y preciosos abrigos han completado el resto de la colección. Como detalle llamativo, delicados encajes y pedrería que dibuja coquetas flores. La paleta cromática se ha basado en los beiges, negros y grises con un toque de rojos, turquesas, mostazas y verdes oliva que aportan luminosidad y frescura. Como accesorios, bolsos de dos asas, bandoleras y carteras de mano.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios