www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La evitable fuga de Troitiño

domingo 24 de abril de 2011, 03:47h
Todos los indicios apuntan a que Antonio Troitiño tiene un puesto reservado en la cúpula de ETA. Los informes de Instituciones Penitenciarias revelan que el terrorista en cuestión no ha mostrado jamás arrepentimiento ni deseo alguno de reinsertarse; antes al contrario, los 22 años en prisión le han servido para apuntalar aún más sus convicciones. Unas convicciones que le llevaron a segar la vida de más de 26 personas, hazaña ésta de la que siempre se ha mostrado especialmente orgulloso. Si un tipo de semejante calaña hubiese cumplido su pena y no tuviera ya cuentas pendientes con la justicia, nada habría que oponer a su puesta en libertad, por más repugnancia que su presencia pueda generar.

Ocurre que el tal Troitiño está en la calle por una argucia legal gracias a la cual pudo reducir tiempo de condena real a causa del cómputo de su prisión provisional, beneficios penitenciarios y demás. Algo que era perfectamente evitable. El juzgador bien podía haber estimado la “doctrina Parot”, pero optó por esta segunda vía, impecable desde el punto de vista jurídico, pero incompresible desde el moral -máxime, cabiendo la posibilidad de recurrir a la citada “doctrina Parot”. Así las cosas, el fiscal recurrió, lo que implica que Troitiño volvía a estar encausado hasta que hubiera resolución judicial ad hoc. Y la ley permite que toda persona con causa judicial pendiente y riesgo de fuga pueda ser sometida a vigilancia, por más que se empeñen las autoridades de Interior en negar la mayor.

¿Qué ha sucedido, entonces? Uno de los etarras más sanguinarios ha podido escabullirse con toda facilidad gracias al puente de plata que la ineptitud de las autoridades ha puesto a su disposición. Ya ocurrió anteriormente con José Ternera y De Juana Chaos, dándose además la circunstancia de que, en ambos casos, planeaba una fundada sospecha de cambio de cromos en un eventual proceso negociador. ¿Acaso estamos ahora ante el mismo escenario?. El clamor de que el PSOE está negociando con ETA sin tanta luz y taquígrafos como antes de la T-4 cobra cada día más fuerza. Y el hecho de que Troitiño haya tenido tan fácil su desaparición apesta a concesión negociadora, de esas que tanto gusta hacer al señor Zapatero. Mientras, cada día que pasa crecen las posibilidades de que la izquierda abertzale logre hallar un resquicio por el que colarse en las próximas elecciones, si es que no lo ha encontrado ya. Cuestiones todas que ofenden gravemente la memoria de las más de 900 familias que han perdido a alguno de sus seres queridos a manos de la barbarie nacionalista radical y, además, no sirven para acabar con el terrorismo sino para perpetuarlo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.