www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A los 94 años

Una intérprete con siete décadas de profesión a su espalda

lunes 25 de abril de 2011, 21:50h
Tras setenta y cinco años de carrera profesional, la actriz María Isbert ha fallecido a los noventa y cuatro años de edad en Albacete.
Académica de Honor de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España, María Isbert es hija del genuino actor Pepe Isbert, cuyos restos mortales reposan en el cementerio de Tarazona de La Mancha (Albacete). Nació el 21 de abril de 1917 en Madrid.

Estudió en un colegio alemán y aprendió varios idiomas. Aunque su padre quiso que opositara al cuerpo de Aduanas, María prefirió seguir los pasos de éste. Y acertó. El amor a su trabajo hizo de ella una actriz de primera y su excepcional vis cómica la convirtió en metáfora de la risa del teatro y el cine de antaño en España.

En 1936 debutó junto a su padre con la obra de Alejandro Casona "Nuestra Natacha", y en la compañía familiar trabajó durante ocho años, la mitad de ellos como protagonista.

A partir de 1943 se introdujo en el cine, que compaginó en ocasiones con la escena (también en aquellos "Estudios 1" de TVE) hasta su matrimonio, a principios de los años cincuenta, con el profesor de idiomas húngaro Antonio Spitzer, tras el cual estuvo prácticamente apartada de los escenarios. El fallecimiento de su marido, en 1968, la devolvería al teatro.

Su primera película fue "La vida empieza a medianoche" (1944), de Juan de Orduña. Después llegaron "Un hombre de negocios" (1945), de Luis Lucía; el "Botón de ancla" (1947) de Ramón Torrado; "Recluta con niño" (1955), de Pedro L. Ramírez; "El rey de la carretera" (1956), de Juan Fortuny; "Lo que cuesta vivir" (1957), de Ricardo Núñez; "Los ángeles del volante" (1958), de Ignacio F. Iquino; y "El gafe" (1958), de Pedro L. Ramírez.

En la década de los 60 apareció en largometrajes como "Un rayo de luz" (1960), de Luis Lucía; la "Viridiana" (1961) de Luis Buñuel; "La gran familia" (1962) de Fernando Palacios; "Un demonio con ángel" (1963), de Miguel Lluch; "Más bonita que ninguna" (1965), de Luis César Amadori; "Acompáñame" (1966), de nuevo con Amadori; "La mujer perdida" (1966), de Tulio Demicheli; "Un, dos, tres… al escondite inglés" (1969), de Iván Zulueta; "Un adulterio decente" (1969), de Rafael Gil; o "Soltera y madre en la vida" (1969), de ese mismo director.

En su regreso a las tablas, trabajó en la obra de Alfonso Paso "¡Cómo está el servicio!" (1968), dentro de la compañía de Florinda Chico; en 1973 estrenó en Barcelona "Milagro de Londres"; y en 1975 actuó en "El día que secuestraron al Papa", en 1979 en "Lo mío es de nacimiento", en 1981 en "Los chaqueteros" (1981), en 1982 en "Rematadamente locos", en 1997 en el "(Un) espíritu burlón" de Noel Coward, en 1999 en "El siglo", en 2003 en "El cianuro... ¿solo o con leche?" o en 2004 "Personajes sin vergüenza", su última representación.

También interpretó en televisión obras tan populares como "La casa de los Martínez" o "Eugenia de Montijo", "Bajo el mismo techo", "Las siemprevivas se marchitan en otoño" y "Del dicho al hecho", entre otras.

Cumplió sus bodas de oro en la escena en 1986, haciendo en el ya desparecido Teatro Espronceda de Madrid un papel de cómica protagonista en la obra "Patatús". Dos años después rodó "Amanece que no es poco", de José Luis Cuerda y, en 1989, participó en la sección "Póngase al día con Fe y Esperanza" del programa de TVE "¿Pero esto qué es?".

En los primeros años noventa actuó en las teleseries "Villarriba y Villabajo" (TVE) y "Por fin solos" (Antena 3).

En 1995 reapareció en la escena de Barcelona, tras dos décadas de distancia, para representar "La metamorfosis", en la que compartió cartel con su hijo Tony. También por entonces comenzó su colaboración en Tele 5 "Vaya nochecita", protagonizó con Quique Camoiras la serie de esta misma cadena "Maravillas diez y pico" (1996) y remató el capítulo de series con "La verdad de Laura" (TVE), en 2001.

En su última época cinematográfica figuran los largometrajes "La Duquesa roja" (1997), de Francesc Betriu; "Cásate conmigo Maribel" (1998), de Angel Blasco; "Atilano, presidente" (1998), de Santiago Aguilar; "La mujer más fea del mundo" (1999), de Miguel Bardem; "Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero" (2000), de Antonio del Real; "El florido pensil" (2002), de Juan José Porto; "Primer y último amor" (2002); de Antonio Giménez Rico, "La Gran aventura de Mortadelo y Filemón" (2003), de Javier Fesser; "Semen, una historia de amor" (2007), de Daniela Fejerman; o su último rodaje, "Mortadelo y Filemón. Misión: Salvar la Tierra" (2008), de M. Bardem.

La actriz, con siete décadas de profesión, ha sido distinguida con galardones como el de mejor actriz secundaria de la Asociación de Escritores Cinematográficos por "Un hombre de negocios" (1945), Premio a la mejor labor de reparto del Festival de Cine de Peñíscola (1997), Premio Teatro Rojas de Toledo a la mejor actriz (1998) por "Un espíritu burlón", Premio Nacional de Teatro José Isbert de la Asociación de Amigos del Teatro Circo de Albacete (1998), Premio Familia de Cine (1999), Premio de la Unión de Actores a su carrera (2003) y título de Académica de Honor de la Academia Española de Cine (2008).

Asimismo, destacan los homenajes recibidos, entre otros, por el sindicato UGT en Ciudad Real en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora (2003), el de la Filmoteca de Albacete (2004) y el de la Academia Española de Cine (2008).

La capilla ardiente será instalada este martes, a partir de las 11.00 horas en el Teatro Circo de Albacete hasta las 10.00 horas del miércoles
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.