www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Este próximo 7 de mayo

Sentimentalismo y populismo, las claves de la consulta constitucional de Ecuador

miércoles 04 de mayo de 2011, 10:15h
Comienza la cuenta atrás para que los ecuatorianos aprueben o desestimen una reforma de su Constitución. Para ello, tanto el Gobierno de Rafael Correa como la oposición de ese país han llevado a cabo una guerra por los votos que se hace evidente en unas campañas electorales que apelan más a los sentimientos de los votantes que a la reflexión.
Los partidarios del Sí y del No en la consulta popular del próximo sábado en Ecuador han recurrido a un lenguaje emotivo en sus mensajes electorales sin ofrecer argumentos de peso para votar en uno u otro sentido, según dijeron expertos a Efe.

El coordinador del programa de comunicación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Mauro Cervino, indicó que los mensajes de las cuñas radiofónicas y de los anuncios de televisión apelan a los sentimientos.

Usan un lenguaje sencillo y directo, que sin embargo contiene "pocos argumentos" y "sin apenas reflexión" sobre el contenido de la consulta, ya que en "en pocos segundos" los anunciantes quieren atraer los votos de los indecisos, explicó.

El próximo sábado los ecuatorianos acudirán a las urnas para votar una consulta con diez preguntas que plantean una reforma judicial, la regulación de la prensa y la prohibición de la corridas de toros cruentas y de los casinos, entre otros fines.

Una oposición retratada como monigotes que se quedan sin argumentos para defender el No o imágenes de una sangrienta corrida de toros son algunos de los elementos utilizados por los partidarios del Sí.

Del otro lado, "Esta vez no Presidente" es el lema de la Coordinadora Popular, conformada por partidos políticos o movimientos sociales que en su día apoyaron a Correa, pero que posteriomente rompieron con él.

Con un ameno rap cantado por jóvenes, este movimiento quiere entablar una "relación directa" con los trabajadores, los campesinos, organizaciones barriales o juveniles, explicó Luis Villacís, Director Nacional del Movimiento Popular Democrático (MPD), uno de los partidos que configuran la Coordinadora Popular.



Entre las personas que han colaborado con este grupo está el cómico Carlos Michelena, quien en diferentes "mini capítulos" representa a diversos personajes típicos de la sociedad ecuatoriana, como la vecina entrometida, que "con un lenguaje muy del pueblo" intenta transmitir su mensaje a los ciudadanos, resaltó Villacís.

Cervino explicó que el uso de personas conocidas en los anuncios de la campaña electoral es algo que han utilizado ambos lados, pero la diferencia es que mientras que los partidarios del No han mostrado una multiplicidad de caras, los de Sí han apostado por la del presidente.

La idea de concentrar toda la campaña en la imagen de Correa hace que el mandatario se vea como el "único vocero o interlocutor válido", además de mostrar un "consenso" en la postura del Sí, señaló Cervino.

La estrategia del otro lado refleja la idea de que se han ido "sumando" caras a la oposición, aunque esta suma no "sea ni lineal ni matemática", dijo el analista de Flacso.

María Isabel Parra, experta en comunicación de la Universidad San Francisco de Quito, coincidió con Cervino en que la campaña se ha polarizado entre los partidarios del presidente y los que rechazan su gestión, por lo que Correa está en el centro de ella.

En este sentido, Parra explicó que se han construido tres tipos de mensajes diferentes, uno de aceptación del presidente y de la consulta, otro de rechazo y un tercero "del no compromiso" o indiferencia, que se basa en ideas como "si no entiendes las preguntas o son complicadas, vota no".

En Ecuador la contratación privada de publicidad electoral en los medios de comunicación está prohibida, por lo que el Consejo Nacional Electoral cedió 5,6 millones de dólares, la mitad para los partidarios del Sí y la otra para los del No, explicó el presidente de este organismo, Omar Simon.

Ese dinero se ha usado para colocar publicidad en vallas, televisión, radio y periódicos.

Parra enfatizó que en esta campaña "el pastel de actores de comunicación" se ha ampliado y participan organizaciones nuevas, como defensoras de los derechos de los animales, artesanos o trabajadores informales.

La profesora universitaria señaló que además de los medios convencionales han aparecido nuevos canales de transmisión de anuncios, como las redes sociales o el "mailing", enviar correos electrónicos a una lista de contactos. Pero también se ha recuperados medios más tradicionales, "como el boca a boca o el puerta a puerta", según Parra.