www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Durante el 2010

Brasil bate récord de creación de empleo con 2,86 millones puestos de trabajo

jueves 12 de mayo de 2011, 11:25h
Brasil sigue disfrutando de las mieles de la bonanza económica, pese a los temores de inflación. El ministro de Trabajo del gigante suramericano, Carlos Lupi, anunció que el país ha batido un récord en la creación de empleo, al registrar 2,8 millones de nuevos puestos de trabajo durante el 2010; una cifra que supera al récord anterior alcanzado en 2007 de 1,67 millones.


Brasil batió en 2010 un récord en la generación de empleo al crear 2,86 millones de puestos de trabajo formales, dato que supone un crecimiento del 6,9 por ciento con respecto a las cifras de 2009, informó el Gobierno.

Los números de 2010 superan con holgura a los de 2007, año en el que se registró el anterior récord, de 1,67 millones de empleos, lo que permitió a Brasil alcanzar la cifra de 44 millones de trabajadores con contrato, según los datos del Ministerio de Trabajo.

Estos resultados se deben en parte a los datos del sector servicios, que el pasado año registró la mayor tasa en la creación de empleo con 1,1 millones de puestos de trabajo, seguido del comercio con 689.000 nuevos trabajadores.

La industria de transformación (542.600 puestos de trabajo) y la construcción civil (376.600) también contribuyeron a batir el récord en la generación de empleo.

El ministro de Trabajo, Carlos Lupi, adelantó en una rueda de prensa que en 2011 la creación de empleo será superior a la de este año y se generarán en torno a tres millones de puestos de trabajo nuevos. En relación a las cifras de 2010, Lupi destacó que no solo aumentó el número de empleados con contrato, sino que también mejoró el salario medio un 2,57 por ciento.

"Brasil es hoy en día una referencia mundial en políticas de generación de empleo y renta", manifestó Lupi, antes de apuntar que el número de puestos de trabajo en los tres principales sectores de la economía crecieron por encima del Producto Interior Bruto (PIB).

Uno de los segmentos más destacados fue el de la contratación de trabajadores de entre 50 y 64 años, que creció un 10,28 por ciento, lo que se debió a la necesidad de las empresas de contar con mano de obra experimentada, según el ministro.

Según el Ministerio de Trabajo, durante los ocho años de gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) se crearon 15,4 millones de empleos formales. El índice de desempleo, que incluye también a los trabajadores sin contrato, se situó en marzo en el 6,5 por ciento de la población activa, según los datos oficiales más recientes.

Los temores de inflación

Por su parte la presidenta Dilma Rousseff, dijo este miércoles que es necesario garantizar una estrategia que combine un crecimiento económico sostenido con el control de la inflación, al tiempo que aseguró que el país se encuentra en la senda del desarrollo inclusivo.

"En los (temas) macroeconómicos, tenemos que garantizar que el país continúe creciendo y el control de la inflación. Tenemos que garantizar que el país lleve a cabo la consolidación fiscal y al mismo tiempo el control de la inflación", dijo la mandataria en un acto televisado con empresarios.

La jefa de Estado añadió que es imprescindible "garantizar que el país crezca para que esa inflación sea efectivamente controlada en el mediano y largo plazo" y precisó que la continuidad de las inversiones "es esencial" para poder gestionar la aceleración de los precios en un periodo prolongado.

Según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (Ibge), la tasa de inflación interanual se situó en el mes de abril en el 6,51 %, un dato que supera el objetivo del Gobierno. Asimismo, la presidenta dijo que el país está "en la senda del desarrollo con inclusión social, crecimiento con estabilidad monetaria y responsabilidad fiscal".

Rousseff hizo estas declaraciones en una ceremonia en la que se oficializó la firma de un decreto para la creación de la Cámara de Políticas de Gestión y Competitividad, un órgano consultivo integrado por miembros del Gobierno y empresarios que estará encargado de aconsejar medidas para mejorar la calidad de la gestión pública.

"Brasil necesita un estado meritocrático", dijo la presidenta, quien añadió que las relaciones entre el Estado y la iniciativa privada no pueden ser de "oposición" ni de conflicto de intereses.

"Mejorar la gestión de la salud, la educación, la seguridad, es sin lugar a dudas un compromiso que asumí durante mi campaña, pero es también un compromiso sistémico para el país", apostilló.

El organismo creado tendrá un total de ocho integrantes, entre ellos el ministro de Hacienda, Guido Mantega, y la titular de Planificación, Miriam Belchior, y estará coordinada por el presidente ejecutivo del grupo siderúrgico Gerdau, Jorge Gerdau.

Según la Presidencia de Brasil, la finalidad de la institución es adaptar los instrumentos de gestión tradicionales de la iniciativa privada a los programas del Gobierno y reducir gastos, entre otros.