www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

primera en un siglo

La reina Isabel II inicia en Dublín una visita histórica a Irlanda entre fuertes medidas de seguridad

martes 17 de mayo de 2011, 13:33h
La reina Isabel II ha inciado este martes, entre fuertes medidas de seguridad, una histórica visita de Estado a Irlanda, la primera que efectúa un monarca británico a este país desde su independencia del Reino Unido hace casi un siglo. Horas antes de su llegada a Dublín, artificieros del Ejército irlandés desactivaron un artefacto explosivo de fabricación casera cerca de la capital irlandesa.
Por primera vez en cien años, un monarca británico ha escuchado este miércoles en Irlanda el "Dios salve a la reina", el himno nacional del Reino Unido interpretado esta vez para dar la bienvenida a la reina Isabel II de Inglaterra.

La reina y el duque de Edimburgo fueron así recibidos en la capital irlandesa por la presidenta de la república, Mary McAleese, y su marido, Martin McAleese, en la residencia oficial de Áras an Uachtaráin, en el Phoenix Park. Tras la firma del libro de visitas y una breve charla con el primer ministro irlandés, Enda Kenny, 21 cañonazos del Segundo Regimiento de Artillería saludaron a la monarca, quien también pasó revista a la guardia de honor, compuesta por miembros de los tres ejércitos.

La reina Isabel II de Inglaterra llegó a Dublín para iniciar una histórica visita de Estado de cuatro días a Irlanda, la primera de un monarca británico desde la independencia de este país hace 90 años. Después de saludar a distintas personalidades, Isabel II y McAleese plantaron un árbol, un roble irlandés, que simboliza el comienzo de una nueva era de entendimiento entre ambos países, con una situación normalizada gracias al éxito del proceso de paz en Irlanda del Norte.

Después del almuerzo con McAleese, Isabel II se trasladará al centro de Dublín, al Jardín del Recuerdo, para depositar flores en el monumento que honra a los irlandeses caídos por la causa de la libertad nacional, mientras se espera que grupos de manifestantes protesten, a distancia, por la presencia de la reina en el país.

Según fuentes de la Policía irlandesa, una veintena de manifestantes han protagonizado ya escarceos con las fuerzas del orden en la céntrica calle O'Connell al negarse a desconvocar una sentada organizada ante la Oficina General de Correos. Los manifestantes pertenecían a Éirigí, una organización supuestamente vinculada a grupos disidentes del inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) y opuestos al proceso de paz en la isla y a la visita ahora de la reina.

Los disidentes del IRA habían advertido de su intención de perpetrar atentados en la república, en Irlanda del Norte y en el Reino Unido durante este histórico acontecimiento. A pesar de las fuertes medidas de seguridad, los disidentes emitieron este miércoles hasta seis amenazas bomba en toda la isla, lo que ha motivado desalojos de centros comerciales, parques y varios juzgados.

La situación más grave se produjo esta mañana cuando artificieros del Ejército irlandés desactivaron un artefacto explosivo de fabricación casera hallado en el compartimento de equipaje de un autobús en la localidad de Maynooth, condado de Kildare, cerca de la capital irlandesa. El artefacto fue hallado anoche por la Policía y los artificieros llevaron a cabo esta madrugada una explosión controlada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios